Chest with antiques No sé tú, pero a mí me fascinan las antigüedades y todo lo que se vea rústico y envejecido. El único problema es que ahora esos muebles, telas y accesorios están de moda y son muy costosos. Antes se compraban prácticamente por nada o los recogías de la calle, pero ahora cuestan mucho más que los objetos nuevos. Si eres una amante de las antigüedades como yo, te cuento que este artículo te caerá como anillo al dedo porque aquí te voy a contar qué hacer para lograr ese look en tu casa sin gastar mucho dinero.

Lee más en ¿Qué Más?: Trucos fáciles para que conviertas tu baño en un spa

Hay unas cuantas cosas que hay que tener en cuenta en cuanto a la decoración con antigüedades se refiere. Primero que todo, hay que saberse la historia. La época es lo que va a determinar los colores que tienes que usar y la técnica de envejecimiento para que los objetos se vean realistas. Échale un vistazo a la siguiente galería.

Imagen vía iStock

Mesa de antaño 1

Mesa de antaño

Imagen vía iStock

Para que la mesa de madera se vea como si hubiera pasado de generación en generación, la madera debe envejecerse con tonos blancos. Tampoco debe tener laca para que no se vea brillante ya que se supone que ha superado muchos cambios de clima y todavía está de pie.

Advertisement

Un espejo viejo 2

Un espejo viejo

Imagen vía iStock

Me muero de la risa porque mi mamá detesta los espejos viejos con las manchas amarillas que cubren toda la superficie, obviamente a ella no le gustan las antigüedades. Te puedes ahorrar mucho dinero creando tu propio efecto en un espejo nuevo con una solución de extracción que puedes comprar en la ferretería.

Advertisement

Letrero de cocina antigua 3

Letrero de cocina antigua

Imagen vía iStock

A mí me encantan los letreros franceses viejos de los bares de París, pero son costosísimos. Para hacerlos tú misma, simplemente busca uno en la Internet, imprímelo, móntalo en una cartulina y ponle un poco de goma. Cuando se seque quedarás con tu anuncio de otra época.

Metal sin brillo 4

Metal sin brillo

Imagen vía iStock

En otras épocas el vidrio era muy costoso así que la gente utilizaba baldes de metal para decorar la casa y almacenar. Para que obtengas el look antiguo usa diferente baldes metálicos como floreros pero asegúrate de sacarles el brillo. Hay belleza en lo oxidado. Compra una solución a base de mercurio para lograr el efecto.

Advertisement

Accesorios viejos 5

Accesorios viejos

Imagen vía iStock

Los objetos de bibliotecas son los accesorios ideales. Un mapa viejo, un telescopio, gafas y libros con las páginas amarillas crean el ambiente antiguo perfecto.  

Madera antigua 6

Madera antigua

Imagen vía iStock

Para lograr el efecto envejecido en casa, usa baldes de madera vieja. Compra una solución para sacarle el brillo a la madera. Usa los baldes en la cocina sobre el mesón para guardar los utensilios como si vivieras en una granja.

Advertisement

Botellas del boticario 7

Botellas del boticario

Imagen vía iStock

A mí me encantan y ahora muchas marcas de perfumes y productos de belleza están usando las botellas antiguas para darle vida a sus productos. Cualquier botella de envase obscura, ya sea de remedios o cerveza, sirve para crear este look. Simplemente imprime una etiqueta.

Telas florales 8

Telas florales

Imagen vía serin onion /Flickr

En la época antigua, la gran mayoría de las telas eran estampadas con flores. Tonos fríos en azul, blanco y beige para la cama y fuertes como el rojo y dorado para los muebles. Asegúrate de incorporar tapizados con estas telas para que la casa se vea vieja.

Advertisement

Cuadros rústicos 9

Cuadros rústicos

Imagen vía jimmy tyler /Flickr

En la antigüedad había dos tipos de cuadros. Los retratos pintados por artistas reconocidos o los hechos en casa. La mayoría de la gente pintaba cosas simples como las flores o el cielo. En un marco de madera, que se vea viejo, enmarca fotos de flores para recrear el ambiente de antaño.  

Lámparas de vidrio o cerámica 10

Lámparas de vidrio o cerámica

Imagen vía iStock

Las puedes conseguir en una venta de garaje o en una tienda de antigüedades del gobierno. También puedes hacer tu propia lámpara en un taller de cerámica o comprar una base de vidrio en la ferretería. Escoge una capota de lámpara beige o amarilla y listo, ya tienes tu luz antigua.