Ni te imaginas todo lo que puedes hacer con el pan viejo

Como a mí me crió mi abuelita, crecí escuchando que botar la comida es un pecado. Cuando en mi casa el pan se ponía viejo, mi abuela lo tostaba para hacer pan rallado o hacía una torta de pan con uvas pasas (bread pudding) que nos daba de merienda. Pero los usos del pan cuando ya no está fresco son tantos, que te asombrarás, como me asombré yo cuando leí esto y te aseguro que más nunca botarás una rebanada.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 12 Usos del bicarbonato de sodio en la cocina que desconocías completamente

Refréscalo y recíclalo. Como lo oyes. Si tu pan no está tan fresco como quisieras y no tienes una hogaza recién horneada en casa, pues manos a la obra: lo único que tienes que hacer es precalentar el horno a 300˚F, mete el pan en una bolsa de papel con una toallita de papel húmeda, cierra la bolsa y llévala al horno por cinco minutos y ya verás que tu pan parecerá recién comprado.

Congélalo. Si quieres tener pan fresco siempre a mano, congélalo antes de que se ponga viejo. Para ello mete el pan en una bolsa de papel y luego en una bolsa de plástico. Esto no sólo te ahorra viajes al automercado, sino que te permitirá tener pan fresco a tu disposición con sólo descongelar.

Pan rallado. Perfecto para hacer albóndigas, pastel de carne, para ponerle un poquito a los macarrones con queso antes de hornearlos, y si lo tuestas y sazonas con tus especias favoritas, también es una delicia para espolvorear a ensaladas y sopas. Para "rallar" el pan, solo debes asegurarte de que no tenga humedad. Yo lo tuesto y una vez frío, lo corto en pedazos y lo muelo en el procesador de alimentos. No te imaginas el ahorro.

Pudín de pan. Este es un postre delicioso que se hace remojando en leche con un poco de vainilla y canela, los pedazos de pan viejo. Lo demás, es como cualquier bizcocho: huevos, mantequilla y uvas pasas y tendrás un postre o merienda delicioso que tu bolsillo te agradecerá.

Abono para plantas. Hornea el pan viejo, córtalo en pedazos y muélelo en el procesador de alimentos. No tienes que molerlo tan fino como si estuvieras haciendo pan rallado. Luego incorpora esta mezcla a la tierra que usas para tus plantas o simplemente espárcelo sobre tu jardín para añadir nutrientes a tus matitas.

Alimento para pajaritos. En lugar de darle a los pajaritos pedazos de pan viejo secos (sí, yo se que esto fue lo que nos enseñaron nuestras abuelitas), consiéntelos mezclando el pan cortado en pedacitos y combinándolo con semillas y alimento para pájaros.

Galletas para tu perro. Tu mascota también se puede beneficiar de los sobrantes de pan. Muele el pan viejo y mezcla ½ taza de esas migas con 2 tazas de harina integral, 2/3 de taza de agua y 6 cucharadas de aceite vegetal, forma una masa compacta y en una superficie enharinada extiéndela con la ayuda de un rodillo, corta las galletas con tu forma favorita y hornea a 350˚F por 35 minutos.

Imagen vía Enriqueta Lemoine

Topics: ahorro  alimentos  casa  casa y hoga  cocina  recetas de comida