iStock

¿Sabías que casi uno en cada cuatro niños ya ha faltado un día de clase por un resfriado o la influenza? Así es, según una encuesta reciente de The Clorox Company. Pero si bien las enfermedades son muy comunes durante los meses de frío, no son inevitables. Hay mucho que puedes hacer para prevenirlas, cortar su duración o al menos aliviar los síntomas. Lo importante es estar preparada y aquí te decimos todo lo que necesitas en tu casa, área por área para tener un hogar sano este invierno.

Advertisement

En la cocina: Llena tu nevera con alimentos nutritivos, como frutas y vegetales, especialmente los que tienen un alto contenido de vitamina C, como naranjas, limones y toronjas. Para mantenerte hidratada, abastécete de líquidos, como jugo, infusiones, caldo y agua potable. Tomar un poco de miel, ya sea una cucharada sola o en una bebida caliente, ayuda a aliviar tos y dolores de garganta. (Recuerda que los menores de 1 año no deben tomar miel). También ten a mano un poco de ajo, ya que tiene muchos antioxidantes, y alimentos que contienen probióticos, como yogur y kéfir, ya que estas buenas bacterias refuerzan el sistema inmunológico.

En el baño: Una de las formas más efectivas y simples de prevenir enfermedades es lavarse las manos con frecuencia. Por eso, asegúrate de que todos los baños tengan jabón de manos. Y no tiene que ser antibacteriano; basta lavarse las manos con agua y jabón.

En tu habitación: Para ayudar a aliviar la congestión nasal, además de pañuelos desechables, coloca un humidificador de vapor frío al lado de tu cama. Te ayudará a dormir mejor.

En el gabinete: No pueden faltar toallitas desinfectantes. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, desinfectar superficies que se tocan con frecuencia es otra manera efectiva de prevenir la transmisión del resfrío y la influenza. Las Clorox Disinfecting Wipes es un desinfectante registrado por la EPA que mata el 99.9% de los gérmenes, entre ellos los virus que causan resfríos y la gripe.

En el botiquín: Además de incluir probióticos en tu dieta, los puedes tomar en forma de cápsula o polvo. También puedes comprar vitaminas y suplementos para prevenir y reducir la duración de enfermedades, como vitamina C, cinc y equinácea, pero consulta con tu médico antes de tomarlos, especialmente si no los has tomado antes.

En tu cartera: No te olvides de un desinfectante de manos a base de alcohol por si te encuentras en un sitio donde no puedes lavarte las manos con agua y jabón.

En tu teléfono inteligente: ¡La tecnología también te puede ayudar! Baja Sickweather, una aplicación que busca en las actualizaciones de estado de los medios sociales indicadores de afecciones para avisarte si hay gente enferma en tu alrededor y así evitar posibles contagios. Además, Sickweather te permite anunciar casos de enfermedad y crear grupos para tu oficina o la escuela de tus hijos para enterarte de colegas o compañeros de clase que estén enfermos.

En tu calendario: planea una visita a tu médico o farmacia para recibir la vacuna contra la influenza. CDC recomienda la vacuna inyectable contra la influenza, la mejor manera de reducir la posibilidad de contraer la gripe, a todas las personas a partir de los 6 meses de vida.