iStock

El tiempo que pasas con tus hijos es la mayor alegría de la vida, pero a veces lo que es aún mejor es tener 10 minutos para ti sola. De seguro los apreciarás aún más después de tener la oportunidad de extrañarlos por un segundo, ¿no?

Advertisement

Tomarte un breve descanso es algo muy bueno y si lo haces bien, los niños ni se darán cuenta. Y aunque no tiene nada de malo decirles a tus pequeños tesoros: "Mamá necesita un tiempito para ella", muchas veces simplemente puedes dirigir su atención hacia otra cosa y así aprovechar la calma repentina y disfrutar de algunos minutos de paz.

Aunque no estés sola durante ese "tiempo que dedicas para ti", el truco es hallar pequeñas oportunidades para tomarte un respiro y relajarte un poco. Y la buena noticia es que una vez que empieces a buscarlas, ¡seguramente descubrirás que hay muchas!

Cualquiera de estos momentos se puede convertir en una breve pausa para ti, especialmente cuando estés lista para aprovecharlos: abrir un buen libro, llamar a un amigo, usar una aplicación para meditar o descansar saboreando un delicioso chocolate, como los nuevos Godiva Masterpieces. Lleva uno de estos exquisitos chocolates en la cartera y siempre estarás preparada para darte unos minutos de descanso.

Intercambiar citas para jugar
Invita a una amiga y a sus hijos a tu casa. A veces, los niños juegan tan bien juntos que te olvidas de que están allí. (Claro, no olvides echarles una miradita de vez en cuando.) Además, si puedes intercambiar citas para jugar, aun si es solo para una o dos horas, con los hijos de tus amigos, entonces tendrás el doble de oportunidades para tomar un descanso: uno corto cuando los niños estén en tu casa y uno mucho mejor, cuando estén en casa de los amiguitos.

Concurso de limpieza
Cuando los niños se quejan de que no hay nada que hacer, me gusta aprovechar su carácter competitivo y proponerles un pequeño concurso de limpieza: dales a cada uno una toallita para desempolvar desechable para ver quién puede recoger más polvo en cinco minutos. También puedes hacer una competencia de quién puede lavar más ventanas en cinco minutos, o usar un cronómetro para ver quién puede avanzar más limpiando su cuarto.

Búsqueda del tesoro
Puede que esto conlleve un poco más de planificación, pero lo bueno es que cuanto más lo planeas, más largo es el descanso. Prepara una pequeña lista de cosas que los niños tendrán que encontrar por la casa y el jardín; por ejemplo, tres tipos de hojas diferentes, un diente de león amarillo, una moneda tan limpia que brilla.

Juegos de mesa
Si a tus hijos les encanta un buen juego de mesa, sugiéreles que saquen uno para entretenerse. Si tienen muchos con los que nunca juegan, insiste en que jueguen con uno para ver si realmente se lo quieren quedar o si prefieren donarlo. De niña, hasta me gustaba jugar con estos a solas, en vez de con mis peluches. Mi hijo es así también. ¡Menos discusiones con otros jugadores!

Escribir una historia graciosa
De niña también me encantaba escribir cuentos y uno de mis juegos favoritos era empezar una historia, escribir por cinco minutos y luego doblar la página para que solo se viera la última oración. Luego le pasaba la hoja a la persona a mi lado (un hermano o amigo) para que continuara la historia como quisiera durante cinco minutos más. Después de algunas rondas, cuando leíamos las historias en voz alta, todos nos moríamos de risa con los giros inesperados.

Ir al supermercado
Hacer diligencias antes era una lata, pero ahora, si puedo hacerlas sin mi hijo, la verdad es que me siento mucho más tranquila. Me encontrarás deambulando por el supermercado con mis auriculares, escuchando algún podcast, tomándome una taza grande de café y simplemente disfrutando de estar sola en la tienda una mañana del fin de semana, mientras que mi esposo e hijo se entretienen con videojuegos en casa. ¡Ah!, y aquí también encontrarás Godiva Masterpieces y si de vuelta al estacionamiento abres uno de los chocolates que vienen envueltos individualmente (¡o dos!), no se lo diré a nadie.

Tratamiento con mascarillas
Mientras estás en la tienda, busca en la sección de cuidado de la piel una mascarilla de arcilla para el rostro. Mi hijo cree que me veo rarísima con la mascarilla y si me ve así, corre a otra habitación y me evita por completo hasta que me la quite. Eso toma unos 5 o 10 minutos. ¡Perfecto!

Cocinar
Prepara algo que tome mucho tiempo, como una salsa marinara desde cero, o un coq au vin. Mi favorito es el risotto, que aunque apenas toma 20 minutos, requiere mucha atención. Estar enfrente de la estufa caliente revolviendo el risotto mientras que se espesa es sumamente relajante.

Aprovechar bien los momentos que ya tienes
¿Tienes un viaje largo al trabajo en bus o tren? Encuentra el podcast que te encanta, ponte cómoda con una bufanda grande que sirve de manta y relájate con uno de los chocolates de Godiva Masterpieces envueltos individualmente, para que el momento sea más dulce. Yo trabajo desde casa, pero aun el viaje cortito de la escuela a la casa después de dejar a mi hijo en la mañana es mucho más relajante, ahora que lo veo como un breve "descanso personal".

Jugar afuera
Si se permite, llévalos a la escuela unos 15 minutos antes para que tengan tiempo extra para jugar en el patio de recreo, mientras conversas con otros padres y disfrutas de tu café o lees la aplicación de las noticias. Si tus hijos participan en algún deporte, quédate para verlos practicar. En un partido, tienes que estar pendiente y aclamar, pero en una práctica, puedes traer un libro y una deliciosa barra rellena de Godiva Masterpieces y despreocuparte. Eso sí, presta atención de vez en cuando y grita algo para animarlos, si es apropiado. ¡Bien hecho, equipo!

Pagar por hacer una tarea
Esto depende mucho de la edad y las habilidades de tus hijos, pero puedes pagarles por limpiar el garaje o barrer la entrada, o decirles que limpien su cuarto muy, pero que muy bien, porque escondiste $5 en algún sitio allí adentro.

Ir al gimnasio
Puedes hacerte miembro de un gimnasio o centro comunitario que tenga cuidado infantil y así llevar a los niños contigo. Ellos se divertirán jugando y tú tendrás un poco de tiempo para ti en una clase de ejercicios, sobre una máquina de correr o hasta (¡chis!) en la sauna.

Pasatiempos compartidos
Enséñales a tus hijos uno de los pasatiempos que disfrutas, sobre todo si usualmente es algo solitario, como tejer, correr o cuidar del jardín. De esta manera, podrás relajarte al lado de tu pequeño y sentir esa paz de estar a solas, aunque estén juntos. Otra gran opción es ir a la biblioteca y sentarse juntos con una pila gigante de libros.