iStock

Acabo de leer una noticia en el Daily Mail que me dejó un poco trastornada y es que de acuerdo al medio británico, una vez que termina el verano, además de dejar gratos recuerdos como momentos en la playa, los paseos, reuniones con familiares y amigos, también quedan esas libras de más. Sí, así como lo oyes.

Más en MamásLatinas: 10 Tips para bajar de peso mientras duermes

Un estudio asegura que las madres en promedio aumentan entre cuatro y seis libras durante las vacaciones de verano. Pero para que no cunda el pánico, te presento la dieta de la manzana, que resulta fabulosa a la hora de hacer desaparecer drásticamente esas libras demás.

Eso sí, antes de hacerla asegúrate que no tienes ninguna condición médica que te lo impide, no te vayas a buscar lo que no se te ha perdido por andar haciendo dieta. Haz ejercicio y toma al menos 8 vasos de agual día. De acuerdo al portal alimentaciónsana.com, podrás perder hasta 10 libras en una semana si la haces al pie de la letra.

Debes prepararte mentalmente para el primer día. 1

Debes prepararte mentalmente para el primer día.

iStock

Si logras superarlo, lo demás será coser y cantar. Durante el primer día lo único que vas a comer son manzanas. Puedes alternarlas: verdes, rojas y amarillas. Toda la cantidad que quieras. Además debes tomarte al menos dos litros de agua.

Advertisement

En el segundo día puedes añadir lácteos. 2

En el segundo día puedes añadir lácteos.

iStock

El desayuno y la cena es igual al primer día: manzanas. En cuanto al almuerzo, tienes permiso para añadir lácteos, pero solo puedes comer cottage cheese acompañado de ensalada verde sin aderezo. Solo puedes agregarle limón o vinagre y poca sal.

 

Cena: Lo mismo que en el desayuno.

Advertisement

Al tercer día puedes añadir carbohidratos más fuertes y proteína animal. 3

Al tercer día puedes añadir carbohidratos más fuertes y proteína animal.

iStock

¡Llegó el momento de comer pancito! Ya no tienes que comer solo manzanas. En el tercer día, para el desayuno, añades una rebanada de pan integral, una rebanada de jamón de pavo y una manzana. En el almuerzo repites la ensalada, pero sin cottage cheese y le añades zanahora y apio. Para la cena, vuelves a comer la protagonista de esta dieta: la manzana.

En el cuarto día añades las verduras y cereales. 4

En el cuarto día añades las verduras y cereales.

iStock

Para el cuarto día, el desayuno se mantiene igual al del día anterior. En el almuerzo, añades verduras al vapor y atún natural o cangrejo, para hacer una rica ensalada. Puedes utilizar limón como aderezco. Es importante que elimines la papa de tu selección de verduras pues su alto nivel de almidón afecta la pérdida de peso.

Advertisement

En el quinto día, agrega huevo y carne a la dieta. 5

En el quinto día, agrega huevo y carne a la dieta.

iStock

El desayuno sigue igual de sencillo: 1 manzana, 1 huevo cocido y un panecillo integral. En el almuerzo, hay un poquito de variedad, ya que puedes comer una ensalada de verduras crudas, pero esta vez con una porción de proteína que puede ser carne roja o blanca a la plancha. Y para la cena, adivina... todas las manzanas que quieras.

Durante el sexto y séptimo día, debes repetir el menú del día cinco. 6

Durante el sexto y séptimo día, debes repetir el menú del día cinco.

iStock

En el sexto y séptimo día, repites el menú del quinto día. Para variar un poco puedes optar por hacer un batido de manzana para la cena. Es importante que no le añadas azúcar o cualquier otro ingrediente. Si quieres que la consistencia sea menos espesa añade agua.

Advertisement

Esta dieta no puedes hacerla por más de 7 días. 7

Esta dieta no puedes hacerla por más de 7 días.

iStock

Una vez culmines la dieta, debes hacer ajustes en la alimentación. Evita las comidas procesadas, enlatadas y añade frutas, vegetales y otros alimentos que te proveean los nutrientes de una dieta balanceada. ¡Ejercítate y descansa! Es parte de un estilo de vida saludable.