Corbis

Cada vez hay más enfermedades raras y contagiosas, por lo que se hace esencial que prestemos atención a los lugares y cosas que rara vez pensamos podrían estar llenos de gérmenes y bacterias peligrosas. Aquí están los principales y cómo puedes hacer para desinfectarlos.

Más en MamásLatinas: 11 Cosas que olvidas limpiar y que guardan más gérmenes y mugre de la que imaginas

Algunos de estos lugares y cosas te van a sorprender porque seguramente no te has imaginado la mugre que acumulan. Por ejemplo, ¿a qué no sabes cuál es el lugar del baño que más sucio está? Pues sigue leyendo para que te enteres. 

Es bueno también que se lo expliques a tus hijos para que ellos también estén concientes y así sea un trabajo en equipo el tratar de mantener los gérmes y las bacterias lo más alejadas posible.

En el inodoro. 1

En el inodoro.

Corbis Images

La parte más sucia del inodoro no es la taza, como mucha gente piensa, si no la palanca para bajar el agua. Límpiala con desinfectante todos los días. Usa una toallita con cloro o un pañito húmedo con desifectante y agua tibia.

Advertisement

Los interruptores de la luz. 2

Los interruptores de la luz.

Corbis Images

Casi nadie piensa en cuantos dedos, con quién sabe qué cosas, tocan los switches de la luz. Te recomiendo que los limpies con desinfectante todos los días, en especial si has tenido visitas.

Advertisement

Las manijas de las puertas 3

Las manijas de las puertas

Corbis Images

Los de mi casa reciben una pasadita con desifectante todas las noches. Hago lo mismo con los de mi oficina, pero reconozco que me da grima tocar los de muchos sitios, en especial los de salida de los baños públicos. Para esto tengo toallitas en mi cartera, o un antibactierial.

Los carritos de la compra. 4

Los carritos de la compra.

Corbis Images

En esto estamos de acuerdo hasta los dueños de los supermercados y tiendas al por mayor. Usa las toallitas que te ofrecen en la entrada para limpiar las partes que más tocas del carrito de la compra, en especial si tus niños van a tener algún contacto con ellas. 

Advertisement

Los cuartos de los hospitales. 5

Los cuartos de los hospitales.

Corbis Images

Lamentablemente me ha tocado ir muchas veces a las emergencias de los hospitales y me cuesta no pensar en qué enfermedad habrá tenido el que estuvo allí antes. Si no tengo toallitas de cloro en la cartera, hago mi propio desinfectante con las toallas absorbentes que siempre hay. Las humedezco con la espuma antibacterial que tienen los dispensadores de paredes y le hago una pasada a las barandas de las camas, soportes de las sillas y demás superficies que podamos yo o el herido tocar. 

Las mochilas de la escuela. 6

Las mochilas de la escuela.

Corbis Images

Solo de pensar en lo sucias que pueden estar las manitos de los niños cuando tocan sus mochilas me da no sé qué. Una buena costumbre es darles una limpiadita con desinfectante en las asas y cierres en las noches, cuando los preparamos para el día siguiente. Las cartucheras también necesitan esa limpiadita. Trata de lavarlos con agua caliente al menos una vez al mes.

Advertisement

Equipo deportivo de los niños. 7

Equipo deportivo de los niños.

Corbis Images

El olorcito que sale de los bolsos y zapatos deportivos de los chicos tiene su origen en algunas bacterias, pero también hay otras inodoras, pero no por ello inocuas. Desinfecta las asas de los bolsos de deporte, las raquetas, pelotas y demás equipo deportivo cada vez que los use la familia.

Asientos y bandejas de los aviones. 8

Asientos y bandejas de los aviones.

Corbis Images

Antes podía hasta poner en el calendario el día que me iba a enfermar, justamente 24 horas después de bajarme de un avión. Rompí esta tendencia con una costumbre que muchos consideran que es loca, pero que te recomiendo. Lleva toallitas desinfectantes en tu cartera y limpia los asideros de las sillas, la manija de la ventana y la bandeja que te hayan tocado. Te aseguro que cuando estés disfrutando de tu viaje me darás las gracias.

Advertisement

Tus electrónicos y los de tus hijos. 9

Tus electrónicos y los de tus hijos.

Corbis Images

Mi  teléfono va conmigo a todas partes, la tableta ha sustituído hasta a mis libros de cocina y justamente por eso están más propensos a ensuciarse y convertirse en agentes de contagio. Límpialos cuidadosamente con una toallita desinfectante, o un pañito suave (que no los raye) todos los días. Lo mismo aplica para tu computadora.

Tu cartera y monedero. 10

Tu cartera y monedero.

Corbis Images

Hazte un favor a ti misma y desinfecta con regularidad las carteras y el monedero. No te quiero ni contar los estudios que dicen que ambos son fuentes de enfermedades que nadie nota. Los virus de la gastroenteritis viral, por ejemplo, viven fuera del cuerpo hasta 15 días.