Las mujeres sanas sí podemos comer durante el parto, según revela un estudio reciente. Ya decía yo que es inhumano que una tenga que pasar hambre cuando da a luz. El trabajo de parto puede prolongarse por horas. Y si además de sangre, sudor y lágrimas, toca morirse de hambre, ya me dirás. Te cuento los detalles y 11 tips para que el alumbramiento sea menos difícil.

Lee más en ¿Qué más?: 12 Cosas horribles que nadie te dice sobre el postparto

Imagen vía Corbis

Antes era sólo hielo 1

Antes era sólo hielo

Imagen vía Corbis

Hasta ahora las comadronas, médicos y parteros, sólo nos dejaban chuparnos unos miserables hielitos durante el laborioso trabajo de parto.

 
Advertisement

Motivos por los que no nos dejaban comer 2

Motivos por los que no nos dejaban comer

Imagen vía Corbis

La razón por la que no nos permitían ingerir alimentos, era protegernos de que pudiera llegar algún líquido a los pulmones, provocando una neumonía de graves consecuencias.

Advertisement

¿Qué cambió ahora? 3

¿Qué cambió ahora?

Imagen vía Corbis

El estudio en cuestión demostró que el trabajo de parto representa para la parturienta un gasto calórico similar al de correr un maratón.

Qué ocurre durante el parto 4

Qué ocurre durante el parto

Imagen vía Corbis

Frente a tal desgaste calórico, al estar en ayunas corremos el riesgo de que aumente la acidez de la sangre, se prolonguen las contracciones y se demore el parto, y hasta se afecte la salud de nuestro bebé por nacer.

 
Advertisement

Lo que nos recomiendan hoy 5

Lo que nos recomiendan hoy

Imagen vía Corbis

Las mujeres sanas podrían comer una sopa, un sándwich ligero, pan tostado y una que otra frutita. Según la American Society of Anesthesiologists, lo recomendable y sensato es preguntarle al médico anestesiólogo que atiende tu parto qué se puedes comer y en qué cantidades.

Mujeres en riesgo 6

Mujeres en riesgo

Imagen vía Corbis

Las mujeres que sufran de eclampsia, preeclampsia, tengan problemas de obesidad o reciban tratamiento con opiáceos para tratar los dolores durante el trabajo de parto, deberían abstenerse de comer.

 
Advertisement

Cuándo ir al hospital 7

Cuándo ir al hospital

Imagen vía Corbis

Nadie dijo que traer hijos al mundo es cosa fácil: por algo le dicen trabajo de parto. Sin embargo, la dulce espera es la oportunidad perfecta para que hagas el curso de parto psicoprofiláctico para aprender a respirar, lidiar con las contracciones, y manejar el dolor y el estrés.

Cuándo ir al hospital 8

Cuándo ir al hospital

Imagen vía Corbis

Cuando tengas contracciones fuertes y constantes, rompas fuente, tengas una fuga de líquido amniótico o presentes sangramiento.

Advertisement

Qué hacer cuando empiecen las contracciones 9

Qué hacer cuando empiecen las contracciones

Imagen vía Corbis

Aprovecha para ducharte y asearte. Es recomendable que el agua esté tibia. Avisa a la persona que se hará cargo de tus otros hijos mientras estás en el hospital. Arregla tu maleta o bolso si es que no lo tienes listo.

Cómo manejar las contracciones 10

Cómo manejar las contracciones

Imagen vía Corbis

Utiliza la regla del 4-1-1, que es súper sencilla: si las contracciones son fuertes, se presentan cada 4 minutos, duran 1 minuto y llevas 1 hora sintiéndolas ¡estás en pleno trabajo de parto!

Advertisement

Al llegar al hospital 11

Al llegar al hospital

Imagen vía Corbis

Al llegar al hospital

Pide que reduzcan la intensidad de la luz en la habitación que te asignen, si te llevaste tus audífonos, escucha música que te guste, te conforte y te calme. Ten a mano fotos u objetos que te reconforten y que puedas tocar. Visualízate en un lugar hermoso, feliz, sin dolor, donde todo sea paz y armonía. Imagínate cargando tu bebé, sin pena ni dolor. Todas estas cosas te ayudarán a relajarte.

Tu comodidad ante todo 12

Tu comodidad ante todo

Imagen vía Corbis

Ya sabemos que es un trabajo y que duele. Por eso lo más importante es tu comodidad y tu tranquilidad. No te quedes en una sola posición. Camina tanto como puedas. Si estás acalorada, pide que te traigan paños húmedos fríos para ponerte en la frente, también puedes pedir ayuda para ducharte y refrescarte. Piensa en todo momento que pronto tendrás a tu bebé en brazos y todo será, Dios mediante, felicidad.