Amo las almendras; me gusta comerlas solas o tostarlas para agregarlas al arroz, a las sopas o a las ensaladas. Sin embargo, y pese a lo mucho que las disfruto, nunca antes me había animado a probarlas en su presentación líquida: la leche de almendras.

Quiero contarles que cuando finalmente lo hice, ¡me encantó! Pero eso no es todo, también estuve indagando sobre los beneficios de la leche de almendras y me sorprendió descubrir que son muy diversos. ¿Quieres conocerlos? Te los cuento a continuación:

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 8 Ideas deliciosas para a mantener a tu familia hidratada 

  • Para un corazón sano. Dado que no es un producto de origen animal, la leche de almendras carece de colesterol y grasas saturadas, destaca la dietista Gina Riggio en el portal de la Fundación Live Strong. "Por lo tanto, puede ser un sustituto de la leche, adecuado para aquellos que deben llevar una dieta saludable para el corazón", enfatiza.
  • Controlar el peso. La leche de almendras es incluso más baja en grasa y calorías que la leche de vaca (baja en grasa), según explica la experta mencionada. Además, destaca que una taza de leche de almendras dulce con sabor a vainilla contiene alrededor de 90 calorías y 2.5 gramos (alrededor de 0.088 onzas) de grasa, en comparación con las 120 calorías y 5 gramos (alrededor de 0.17 onzas) de grasa que hay es una taza de leche de vaca.
  • Sistema inmunológico. La leche de almendras suele enriquecerse con vitaminas como la A, D y B12. Las dos primeras ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico y la última de ellas es esencial en "la formación de glóbulos rojos y en la síntesis de ADN", de acuerdo con Riggio.
  • Huesos fuertes. "Muchas leches de almendras comerciales se complementan con suficiente calcio para satisfacer un tercio de la dosis diaria recomendada. Esto es importante para una óptima salud ósea", destaca la experta.
  • Piel radiante. "Es una buena fuente de vitamina E, que es antioxidante y puede ayudar a prevenir el cáncer y retrasar los signos del envejecimiento", explica en el portal Natural News, la especialista en cuidado digestivo y asesora en nutrición, Joshepine Beck.
  • Libre de lactosa. Se estima que el 25% de la población en los Estados Unidos y el 75% de la población mundial, tiene bajos niveles o padece de intolerancia a la lactosa, según datos del año 2011, provistos por el Concilio Nacional de Productos Lácteos (NDC, por sus siglas en inglés). Por lo tanto, la leche de almendras es ideal para ellos, porque carece de dicha sustancia, según indica la experta mencionada.

Imagen vía Thinkstock

Topics: salud  leche de almendras