En los Estados Unidos, de acuerdo con la Academia Americana de Odontología Pediátrica, más del 40% de los niños tienen caries al momento de llegar al kínder. Ante esta cifra, la prevención es la estrategia a seguir, y en ese sentido, es importante llevar a nuestros pequeños a su primera visita al odontólogo.

Pero, ¿cuándo hacerlo? El momento indicado es seis meses después de que tu hijo tenga su primer diente y antes de que cumpla su primer año de edad. Así se señala en el portal de la Asociación Dental Americana (ADA, por sus siglas en inglés) y en el sitio de la Academia de Odontología General, (AGD, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Trucos para los niños que no quieren tomar medicamentos

Y, ¿por qué hacerlo tan temprano? Las dos entidades sostienen que así se pueden prevenir problemas como la aparición de caries y los padres aprenderemos sobre la manera correcta de limpiar los dientes de nuestros chicos.

La primera visita al odontólogo puede resultar intimidante, por eso, en dicha cita el especialista busca que el niño se sienta a gusto mostrándole sus equipos y explicándole como se usan. También, habla con los padres sobre el cuidado de los dientes. Así me lo explicó Ana Beatriz Álvarez, quien es odontóloga y especialista en ortodoncia.

¿Qué más podemos hacer para lograr una primera visita positiva? La ADA recomienda programar la cita en la mañana, cuando los niños suelen estar más tranquilos; hablarles acerca de la misma; nunca usar al odontólogo como una amenaza o castigo; y mantener una actitud tranquila.

En cuanto a los hábitos saludables que debemos poner en práctica para fomentar una correcta higiene oral en los chicos, la doctora Álvarez nos invita a seguir las siguientes recomendaciones:

  • Motiva a tu pequeño a dejar los hábitos de succión como chuparse el dedo, si los tiene.
  • Limpia las encías de tu bebé con un paño húmedo, gasa o cepillo de goma al menos 2 veces al día.
  • Cuando erupcione su primer diente utiliza un cepillo pediátrico de cerdas suaves y pequeñas, o uno de goma.
  • Ayuda a tu hijo a cepillar sus dientes hasta que cumpla 7 años, después estará preparado para hacerlo solo.
  • Enséñale a usar el hijo dental.
  • Cambia el cepillo al menos cada 3 meses.
  • Evita los alimentos dulces y la leche antes de la siesta o la hora de dormir.

Imágenes vía Rodney and Teresa/Flickr