Una razón más por la que siempre debe haber miel en tu casa

No se cuántas veces me he referido a las bondades de la miel, para mí, el mejor edulcorante, absolutamente natural y base de muchos remedios caseros. Y voy a hacerlo una vez más porque acabo de enterarme de que, como si sus propiedades y beneficios no fueran suficientes, la miel es también considerada el mejor antibiótico natural.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 5 FÁCILES recetas con miel para endulzarte la vida

Sé que parece difícil de digerir, pero según un estudio de la Salve Regina University, en Newport, Rhode Island, la miel es excelente para combatir las infecciones y a diferencia de los antibióticos que se expenden con prescripción médica en las farmacias, no promueve las bacterias resistentes.

Ocurre que la miel es riquísima en polifenoles, peróxido de hidrógeno y además tiene efectos osmóticos, lo que según el estudio en referencia hace que sea ideal para acabar con las bacterias que causan las infecciones y enfermedades. Por lo mismo, el estudio sugiere que los médicos deberían recetar primero miel y luego los antibióticos (estos últimos como terapia alternativa y de último recurso).

Como verás, la miel da para todo y lo que sigue es mi lista favorita de usos y beneficios para mantenernos sanas y bellas:

1. Es el mejor edulcorante que existe: baja en calorías, 100% natural y no altera el sabor de los alimentos.

2. Es la mejor mascarilla para la piel que puedas encontrar en el mercado: restaura, alisa, refresca y suaviza la piel y la torna lozana y juvenil.

3. Aplicada como mascarilla capilar, le da al cabello brillo y restaura su elasticidad. No en vano que muchos de los champús y acondicionadores que se encuentran en los anaqueles incluyen la miel como ingrediente.

4. Es el mejor edulcorante para la manzanilla y los tés de hierbas naturales y contribuye a la relajación.

5. Junto con el jengibre es la mejor medicina para curar la ronquera y las gargantas irritadas.

6. Si lo que tienes es dolor de garganta, mezcla una cucharada de miel con igual cantidad de vinagre de cidra de manzana y tómala como si fuera un jarabe. Repite de 3 a 4 veces al día.

7. Si lo que quieres es dormir como una bebé, prepárate un té de toronjil y endúlzalo con miel: te ayudará a inducir el sueño y no tendrás somnolencia al día siguiente.

Imagen vía Thinkstock

 

Topics: consejo  salud