iStock

"Lo que no mata engorda". Todavía me parece estar oyendo a mi abuelita, quien siempre tenía un dicho a flor de boca. Y aunque la sabiduría popular y sobre todo la de nuestras abuelas y mamás es algo invalorable, no es menos cierto que en algunos caso nos dejamos guiar por mitos y tradiciones y no prestamos atención a los avances de la ciencia. Aunque yo primero que nada confío en mi instinto maternal que en 12 años no me ha fallado, pues me mantengo al día con la ciencia porque "de que vuelan, vuelan". Por eso hoy voy a desmitificar algunas creencias relacionadas con la gripe y la influenza y cómo prevenirlas y curarlas. Sigue leyendo para que veas lo que quiero decir

Advertisement

Más en MamásLatinas: 5 Consejos para que nadie te contagie la gripe en tu casa

La vitamina C es lo mejor para fortalecer tu sistema inmune y evitar la gripe. No es cierto. La vitamina D es importantísima. Fíjate que un estudio realizado en Australia demostró que las personas que consumen 2,000 unidades de vitamina D al día son menos propensas a enfermarse que aquellas que tiene deficiencia de esta importante vitamina.

El alcohol debilita tu sistema inmune y te hace más vulnerable a la gripe. Otro mito. De hecho, un estudio de la Universidad de Oregón da cuenta de que el consumo moderado de alcohol más bien fortalece el sistema inmune y te ayuda a combatir las infecciones. Así que una copita de vino o tu trago favorito, no te hará daño. ¡A brindar por eso!

Tomar jugo de naranja a diario mantendrá alejada a la gripe de tu cuerpo. Tampoco es cierto. Y no lo digo yo, lo dice un estudio de la Universidad de Florida donde por cierto se producen las mejores naranjas del mundo. Según el estudio en cuestión, si bien el jugo de naranja es buenísimo para la salud, cuando se trata de prevenir la gripe, no hay nada como el jugo de arándanos (cranberry) que además de vitamina C contiene otros nutrientes que contribuyen a que tu organismo responda mejor frente a los ataques de los virus de la gripe y la influenza.

No hay gripe que no cure una sopa de pollo. Cierto. No solo una sopita de pollo es buena para el alma, te calienta y te conforta. Un estudio de la Universidad de Nebraska da cuenta de que la sopa de pollo es anti inflamatoria. Y como si esto fuera poco, un estudio hecho en Japón en 2009 dio cuenta de que el pollo contiene amino ácidos similares a los que contienen las medicinas para el tratamiento de la bronquitis.

El ginger ale te compone el estómago. Cierto. Pero no precisamente por la soda sino por el jengibre. Fíjate que el jengibre es tan efectivo, que un estudio de la Universidad de Rochester demostró que ¼ de cucharadita de jengibre reduce en 40% las nauseas de las que sufren los pacientes de cáncer sometidos a quimioterapia.

Topics: gripe  influenza  remedios caseros  secretos de la abuela