Acaba con la panza inflamada con estos 6 trucos mágicos ¡No te desesperes!

 Una cosa es estar gorda. Y otra, estar hinchada o tener el estómago inflamado. Hay días en que pensamos que vamos a salir volando porque nos sentimos como un globo de helio. O tenemos la impresión de que no podremos cerrar las manos, porque están como llenas de líquido. Todo tiene remedio.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 7 Increíbles tips de belleza con bicarbonato de sodio

Los motivos para tener hinchazón en las extremidades y sensación de tener un cojín atrapado en el estómago, son muchos. Desde luego, el periodo menstrual tiene mucho que ver; en los días anteriores y posteriores a la regla es común que haya un aumento del volumen corporal e inflamación del vientre. Una mala digestión compromete todo el organismo y es causa de enorme malestar. Y el excesivo consumo de alcohol, harinas, azúcar y sal producen retención de líquidos (además, por supuesto, de aumento de peso a la larga).

Si tienes tendencia a padecer hinchazón, es posible que estés consumiendo demasiada sal. No solamente la que está en el salero, sino la que está en los alimentos procesados (más que nada, en esos que vienen en bolsitas y venden en cada esquina), son una montaña de sodio, que no alimentan pero atrapan montones de agua sobrante entre tus células.

La solución pasa por tomar conciencia de que todos esos excesos son los culpables de tener el estómago como un balón de baloncesto.

Es curioso que muchas personas, al sentirse infladas, optan por dejar de tomar agua. ¡Como si el agua fuera culpable de su malestar! Es lo contrario. El agua es aliada del cuerpo humano. Sobre todo, del cuerpo femenino. Y si el organismo retiene líquidos es, precisamente, en previsión del riesgo de deshidratación. De manera que si estás presentando problemas de hinchazón, dale líquidos a tu cuerpo. No se los restrinjas.

Hay alimentos que tienen alto contenido de líquidos y, a la vez, contribuyen a eliminarlos del organismo.

Algunos consejos para que acabes con la hinchazón:

1. Agrega célery (también conocido como apio) a las ensaladas. El célery tiene mucha fibra y es un excelente digestivo, porque contribuye a controlar los gases en el intestino; y porque, como se ha demostrado, su composición química facilita la eliminación de líquidos. Es, además, factor de depuración de toxinas. Lo mismo se aplica al pepino y al perejil.

2. Sustituye los postres por una tajada de patilla (sandia). Cualquier melón es beneficioso para la salud, pero solo la patilla contiene 92% de agua. Es, pues, un diurético natural, con el añadido de que aporta el potasio que puede perderse con la orina.

3. Condimenta la comida con romero y cúrcuma. Son plantas que ayudan a la digestión, disminuyen los gases intestinales y son excelentes aliados para combatir la hinchazón del estómago. Puedes agregarlas al té. Y lo mejor es que son deliciosas.

4. No creas los chismes acerca de los frijoles y lentejas. Los granos te aportan mucha fibra y potasio. Su consumo ayuda a aliviar la inflamación que viene con el periodo menstrual.

5. Toma yogur. Tiene los beneficios de la leche, pero no sus desventajas. Puedes combinarlo con los alimentos que hemos sugerido antes.

6. Toma agua con limón. Este sencillo remedio, accesible para todos y presente en todas las cocinas es una de las grandes soluciones para el estreñimiento y la hinchazón. El limón es un diurético natural, así como un laxante leve. Un chorrito de limón diluido en agua caliente es una solución natural, que siempre tenemos a mano. Y nunca nos fallará.

Imagen vía Thinkstock

Topics: abdomen  alimentos saludables  barriga  cintura  adelgazar  perder peso  dieta  consejo  tip  remedios caseros  retencion de liquidos