¡Tómate unas vacaciones para que estés más bella y saludable!

Aunque mucha gente piensa que unas vacaciones son un lujo, los estudios muestran que las vacaciones son una necesidad. Las personas que no toman vacaciones son más propensas a enfermarse y se les hace más difícil controlar el peso.

Según un estudio realizado en la Marshfiled Clinic en Wisconsin, las mujeres que no toman vacaciones todos los años son más propensas a padecer de depresión y estrés crónico que las mujeres que toman vacaciones al menos dos veces al año. Y en el famoso estudio Framingham Heart Study se descubrió que las mujeres que solamente toman vacaciones una vez de cada seis años son más propensas a desarrollar enfermedades del corazón que las mujeres que toman vacaciones al menos dos veces al año.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Remedios caseros: Ni te imaginas las bondades de la rica remolacha

O sea, si queremos estar saludables, entonces es esencial que tomemos vacaciones, aunque no viajemos a un lugar exótico y lejano. Lo importante de las vacaciones es descansar el cuerpo y a la mente, y salir de la rutina. Eso lo podemos hacer desde nuestra propia casa, si lo planficamos y le damos prioridad al tiempo libre.

He aquí algunas ideas sencillas para disfrutar de unas vacaciones desde tu propia casa.

Disfruta tu lugar de residencia como si fueras una turista. Ponte tus gafas de turista y mira tu lugar de residencia con nuevos ojos. ¿Qué lugares visitarías si fueras una forastera en tu pueblo o ciudad? Visita los museos locales o monumentos históricos. Pasa un día en un parque cercano o jardín botánico. Acude a un festival o feria local. Camina por las calles de un vecindario pintoresco. En fin, explora tu lugar de residencia con entusiasmo y curiosidad, gozando su belleza y ofertas de ocio. Planifica estas vacaciones locales con tu familia, para incluir actividades que complazcan el gusto de todos.

Haz viajes cortos a lugares interesantes. Si necesitas respirar aires nuevos y ya conoces tu lugar de residencia bien, entonces visita lugares interesantes que queden a un par de horas de distancia. Imagínate que tu casa es el hotel adonde regresas ncada noche después de tu corto viaje. Planifica tus viajes con anticipación junto a tu familia antes que empiecen tus vacaciones. Después, dedícate a disfrutar de la aventura.

Tómate unas vaciones de la cocina. No cocinar durante una semana podría ser un receso excelente para las mujeres que cocinan casi todos los días del año. Avísale a todos que durante esa semana no habrá cocinera en tu casa. Pueden comer afuera o comprar comida preparada. También puedes comprar alimentos que no requieran de mucha preparación, y que tus hijos y marido puedan preparar al instante.

Dedícate al descanso y a la relajación. Levántate tarde y duerme durante el día también. Quédate en la cama leyendo un libro (y haz que tus hijos hagan lo mismo). Escucha música todo el día. Si te animas a salir de tu casa, ve a un lugar de la naturaleza como un parque, jardín, lago o playa. Y si puedes, dedica un día entero para ti sola, yendo a un spa o a un masajista.

Imagen vía Thinkstock

Topics: autoayuda  vida saludable  vacaciones