Remedios caseros: Menta milagrosa para mantener la calma y la línea también

Hoy te quiero hablar de esa maravilla que es la menta en cualquiera de sus variedades pero sobre todo de mis favoritas: la menta común (spearmint o mentha apicata) y la menta piperina (peppermint o mentha piperita), y de sus usos milagrosos mara mantener la calma y la línea también.

Advertisement

Lee más en ¿Qué Más? Siete infusiones para que le digas adiós al estrés

En maceta. La menta es una planta muy resistente. No requiere mucho agua y se conforma con pocas horas de sol al día. Más aún, es lo que yo llamo una hierba "invasora-posesiva" que se extiende por todas partes y se apropia de lo que encuentre en su camino. La siembras en el suelo y acaba con la grama.  Así que si vas a sembrar menta, y este es el mejor momento del año para hacerlo, ten cuidado porque regresa a donde la tenías sembrada aún después de tirarla a la basura. Lo mejor es que la confines a una maceta donde no haya más nada. La podas al final del verano y la sigues regando y asoleando y tendrás menta todo el año.

Infusión de menta. Este es uno de mis usos favoritos. Simplemente hierves una taza de agua con una ramita de menta (o unas 8-10 hojitas de menta fresca), y endulzas con azúcar, miel y mejor si es con edulcorante artificial para que la infusión sea cero calorías. Cuando me pongo seria, hasta me lo tomo natural.  

Té de menta helado. Ahora que viene el verano, el té de menta helado es una delicia. Para prepararlo no tienes sino que hervir unas ocho ramitas de menta o hierbabuena en dos litros de agua, lo dejas enfriar y lo endulzas. Lo sirves con abundante hielo y con hojitas de menta fresca.

Limonada de menta. Esta es otra bebida deliciosa y sumamente refrescante para cuando las temperaturas comienzan a subir. Prepara un té de menta helado y le agregas un poco de zumo de limón y lo sirves con abundante hielo, hojitas de menta fresca y rodajitas de lima y limón.

Hojas de menta fresca. Mejores que la goma de mascar, son perfectas para refrescar tu aliento.

En cualquiera de estas formas, la menta es una maravilla para aliviar problemas como el síndrome del intestino irritable, las náuseas, el estrés, la ansiedad y hasta ayuda a remediar el mal aliento. En lo personal me encanta esta infusión calientita antes de irme a la cama. Si lo endulzas con Splenda u otro edulcorante artificial, no estarás ingiriendo ni una caloría así que te ayudará a mantener la línea.

Con lo único que hay que tener cuidado es con las propiedades relajantes de la menta. Ocurre que puede llegar a relajar el esfínter inferior del esófago y así favorecer que los ácidos del estómago suban al esófago, por lo que se recomienda no ingerirla en caso de reflujo gastroesofágico.

Imagen vía Enriqueta Lemoine

 

Topics: adelgazar  estrés