La música es uno de los grandes placeres de la vida que todos los seres humanos compartimos alrededor del mundo. La escuchamos por que nos hace sentir bien, felices y en armonía. Es posible que en el momento de escucharla no estemos pensando tanto en nuestra salud, si no en disfrutar el momento. Sin embargo, ese sencillo acto de escuchar música hace una gran diferencia en nuestra vida. Escuchar música es quizás la medicina más placentera y divertida que tenemos a nuestro alcance. Nos ayuda a mejorar la salud y el bienestar sin hacer ningún esfuerzo ni sacrificio.

La música se usa en el campo de la medicina y la psicología como una herramienta para la recuperación de algunas enfermedades. Se ha comprobado que escuchar música aporta montones de beneficios de salud, tanto a nivel físico como a nivel mental.

Escuchar música ayuda a reducir el estrés: No creo que necesitamos evidencia científica para saber que la música nos ayuda a relajar y calmar la mente. Pero quizás la música nos ayuda a liberar el estrés mucho más de lo que pensamos. En un estudio reciente, por ejemplo, los participantes escucharon media hora de música dos veces el día durante el transcurso de dos semanas. Se observó que sus niveles de ansiedad y estrés disminuyeron de una manera significativa.

La música estimula células en el cerebro que nos hacen más creativas e inteligentes: Ciertos tipos de música nos pueden ayudar a mejorar nuestra capacidad de concentración. La música clásica de Mozart, por ejemplo, crea conexiones neurales en el cerebro que estimulan la creatividad e inteligencia.

La música puede funcionar como un analgésico: Cuando escuchamos música nuestro cuerpo libera más endorfinas que nos ayudan a tener una sensación de bienestar profundo.

No creo que necesitmos más razones para incluir la música en nuestro diario vivir. La música siempre ha sido protagonista en la cultura latina. Forma parte de nuestras celebraciones y tradiciones. Forma parte de nuestra identidad y orgullo.

Sin embargo, a veces en medio del ajetreo de la vida moderna no nos damos tiempo para escuchar música. He aquí lo que propongo para que disfrutemos de la medicina de la música en nuestro diario vivir, aun cuando estemos muy ocupadas.

Saquemos cinco minutos al día para escuchar una canción o una pieza musical que nos gusta en plena tranquilidad: Es bueno escuchar música cuando estamos cocinando, limpiando o manejando el auto. Pero también es bueno tomarse un receso de quietud y escuchar la música con total atención. Así nos damos permiso para relajarnos por completo.

Dediquemos 15 minutos al día varias veces a la semana a bailar al ritmo de música alegre: Estaremos haciendo un poco de actividad física y alegrando el alma con la música.

Escuchemos música en familia: Una actividad de familia maravillosa es escuchar música junto a los seres queridos. Esta actividad nos puede ayudar a entablar lazos profundos y a estar en armonía. Saquemos un rato cada semana para compartir música. Cada miembro de la familia puede escoger sus canciones favoritas y compartirlas con todos los demás.

¡Que tú y tu familia disfruten de la medicina de la música al máximo!

Imagen vía Thinkstock

About the author

This writer, poet, dancer, and self-esteem expert has one goal and passion: To help women love their bodies unconditionally. She loves spas and dancing flamenco.

 

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...