5 maneras de calmar la mente (EJERCICIO GUIADO)

¿Has sentido alguna vez que tu mente está corriendo y no puede detenerse a descansar? Si eres como la mayoría de las mujeres, probablemente tienes una vida ajetreada, llena de mil responsabilidades.

En tu mente se encuentra tu centro de operaciones, el lugar desde donde supervisas tu vida y te aseguras que cumples con todas tus obligaciones. Tu mente mantiene una lista infinita de todo lo que tienes que hacer en cada momento. Muchas veces, cuando llega la hora de dormir, tu mente sigue igual de activa, corriendo como un potro salvaje.

Advertisement

¿Puedes realmente descansar bien cuando tu mente está tan activa? Probablemente no.

Me he dado cuenta que cuando logro calmar mi mente puedo descansar mejor y obtener más energía para todo lo que quiero hacer. Por eso, me paso buscando maneras sencillas que me ayuden a calmar mi mente, cosas que puedo hacer en cualquier momento del día en cuestión de minutos.

Aquí comparto 5 maneras sencillas para calmar la mente que me han funcionado a mí.

Visualiza un lugar en la naturaleza que te encante. De seguro, existe un lugar en la naturaleza donde te has sentido en completa armonía. Quizás es un rincón de una playa en tu país, un jardín en tu comunidad, o una montaña espectacular que visitaste una vez. Puedes regresar a ese lugar cada vez que te sientas con la mente saturada, usando tu imaginación. Cierra los ojos e imagina que te encuentras en ese lugar maravilloso. Disfruta los colores del paisaje, el aroma y los sonidos del lugar. Respira hondo y entrégate a esa memoria sensorial. Estás usando la técnica de visualización. Está técnica es muy popular para liberar el estrés.

Escucha música de meditación o cualquier tipo de música que te relaje. La música tiene el poder de armonizar tu cuerpo y tu mente. Pero no es cualquier tipo de música. Escucha música que tenga sonidos armoniosos de cuerdas, piano o instrumetnos de viento. Los sonidos de la naturaleza—las olas del mar, una cascada, un río corriendo, la brisa moviéndose entre los árboles, los cánticos de las aves—ayudan a calmar tu mente y a relajar tu cuerpo. A los dos o tres minutos de escuchar este tipo de música, tu respiración se vuelve más profunda y relajada, y tu mente se calma.

Enfoca tu mirada en un espacio armonioso y despejado. Puede ser el cielo, un jardín o una pintura. Pon toda la atención de tus ojos en ese espacio durante dos o tres minutos sin pensar en lo que tienes que hacer después.

Siente el palpitar de tu corazón. Cierra los ojos y coloca tus manos sobre tu corazón. Siente y escucha tu palpitar hasta que se calme y empiece a palpitar pausademente.

Lava tu rostro con reverencia. El agua es un regalo exquisito de la vida que no sólo nos limpia de impurezas, si no también de preocupaciones y estrés. Al lavar tu cara con agua, en vez de pensar en el poco tiempo que tienes para cumplir con todas tus responsabilidades, pon tu atención en el agua. Siente cómo el agua toca tu piel cariñosamente. ¡Estás recibiendo las caricias de la vida!

Espero que estos tips te ayuden a calmar tu mente de ahora en adelante. Dájeme saber cómo si te funcionan.

Imagen vía Flickr/ Moyan_Bren