¡Qué felicidad me da el verano! De verdad que siempre anhelo la llegada del buen tiempo,me ponen de buenas los vestidos ligeros, las sandalias, el sol, los trajes de baño, los paseos a la playa y cenar al aire libre.

Pero hoy me voy a poner pesada, porque a últimas fechas me he enterado de muchos casos de cáncer de piel (melanomas) y veo a mi alrededor, que con todo y el exceso de información al respecto, siguen existiendo mujeres que son muy irresponsables a la hora de salir al sol, eso sí, embadurnan a los hijos de protector solar, pero después ellas se tiran bajo el rayo solar durante horas, utilizando lociones con muy poca protección (del 8 o menos aún).

Es más, hay todavía quienes piensan que por ser "morenas" no necesitan protección. Están equivocadísimas. Yo soy morena y por supuesto que necesitamos protección.

Les quiero decir 10 cosas muy importantes.

1. La piel tiene memoria, eso me lo dice siempre mi santa madre y es verdad.

Nuestra piel refleja la salud, por eso siempre hay que usar protector solar. Yo sólo de pensar en mi juventud, cuando me asoleaba usando aceite Johnson & Johnson, se me pone la piel chinita del pánico, espero que mi piel jamás me recuerde que fui tan irresponsable.

2. Salen manchas que no se quitan.

Esas manchas color marrón, de bordes regulares y planas, no son malignas como los melanomas (estos casi siempre aparecen en un lunar y son asimétricos), pero de todos modos, no se ven bonitas y la única manera de evitarlas es usando un bloqueador de 50+ o más, además de un sombrero de verdad (la fedora déjala para pasear más tarde). No queda de otra, si ya tienes manchas, el sol hará que se vayan poniendo más oscuras, y si no te proteges, tu cara quedará como un mapa.

3. Ojo con el cabello.

La queratina del cabello se quiebra si se reseca de más y muchas veces nos olvidamos de ello. Es mejor cubrir la cabeza por completo, con una mascada o con un chongo debajo del sombrero, o del gorro. Y por las noches al lavarse el pelo es bueno utilizar una solución hidratadora, para que tu cabello no quede muy reseco al final del verano.

4. Si te llegas a "quemar" de más

Primero que nada, toma ibuprofeno o aspirina, eso reducirá la inflamación, y después úntate mucha crema con vitamina C. De hecho, si aplicas cremas ricas en vitamina C media hora antes de ponerte el protector solar, los resultados serán muchísimo mejores.

5. Mejor parecer geisha que ponerte como camarón.

Los expertos están de acuerdo en que todos nos ponemos muy poca cantidad de protector, con lo cual no sirve de nada usar un protector del 50+. Yo sé que a nadie nos gusta parecer geishas con esas cremas que son tan blancas, por eso es mejor aplicarla antes de salir de casa, y esperar tantito a que se absorba bien.

6. Repetir y repetir, aunque te de flojera.

No basta con protegerse una vez en el día. La clave es reaplicar cada vez que la piel se moja. Por más waterproof que sea el protector, es mejor no correr riesgos.

7. Cuidado con el auto-bronceador.

Muchos autobronceadores no cuentan con factor de protección y aun así muchísimas mujeres los utilizan en la playa. Fíjate bien en el SPF, pues si te vas a poner un auto-bronceador para salir al sol, más vale que tenga buena protección solar, si no te vas a freír.

8. ¿Qué SPF?

La mayoría de la gente no escoge el factor de protección adecuado, y yo digo que ante la duda, mejor usar uno del 50+. Yo utilizo uno de 30+ en el cuerpo y uno de 70+ en la cara.

9. El sol es adictivo.

El sol nos engancha y es como una droga, por eso es mejor planear los días, de manera tal, que no pases 8 horas seguidas sin pasar por una sombra, pues eso no le hace bien a nadie.

10. Las zonas super-sensibles.

No olvides de proteger-extra tus párpados y tus labios, pues ambos son muy irritables, merecen el doble de protección y también hay que hidratarlos. Siempre utiliza lentes de sol a la Jackie'O y protector de labios con un SPF alto.

Ya que te di mis 10 mandamientos acerca del sol, espero que disfrutes inmensamente de tu verano y que agarres un bronceado saludable, que te haga verte guapísima.

Imagen vía mhaithaca/flickr

About the author

Sofia was born in Mexico and moved to New York in 1997. She has a 6-year-old girl and a 2-year-old boy who are usually the main characters in her blog Slap cada día. After  a long career in advertising, last year she decided to leave the corporate world to chase her own entrepreneurial dreams and work on her writing.

 

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...