¡Ejercita los brazos! Son lo primero en ponerse flácido después de los 40

Cuando conocí a mi suegra -una mujer bellísima- entre las cosas que más me impresionó es que nunca usa mangas cortas, ni siquiera durante el más feroz verano de Florida. Aunque haga una humedad que te hace sentir que no estás respirando, ella no enseña los brazos. De hecho, una decena de años después, todavía no se los he visto.

Resulta que, durante su "tierna" infancia, la joya de mi marido se burló de cómo le bailaba la carne de la parte de debajo de los brazos de su mamá, una vez que levantó la mano a llamar un taxi. ¡Nunca más! Desde que escuché esa historia quedé bastante obsesionada con los brazos.

Advertisement

 Una vez que mis hijos pasaron los cinco años, mis brazos comenzaron a cambiar. Hasta entonces, modestia aparte, eran lindos, con buen tono y hasta un poquito de músculo. De repente se me empezaron a poner aguados. No saben la depresión. Lo que pasó es que al dejar de tener niños pequeños que necesitaban ser cargados todo el tiempo, pues mis brazos comenzaron a deteriorarse. Típico de los 40. Como se imaginarán me lancé como una desesperada a buscar una solución. Aquí les paso los  ejercicios que me han dado resultados.

1.-Curl para bíceps: Este ejercicio puedes hacerlo de pie o sentada. Agarra algo pesado. Idealmente una pesa o mancuerna, pero si no tienes busca algo sólido en tu casa, que debas hacer algo de fuerza para levantarlo. Yo empecé con un pisapapeles de piedra, pero usa tu imaginación, cualquier cosa sirve.

Sin doblar la muñeca, abre y cierra el codo colocando la mano frente a tu pecho y luego hacia afuera. Imagínate como que te estás dando golpes de pecho, empezando con el brazo completamente extendido.

2.-Elevación lateral: También la posición es opcional. Con el mismo objeto pesado, estira el brazo y sin doblar los codos o las muñecas, mueve los brazos de arriba abajo.  Si tienes problemas de espalda, lo mejor es que este ejercicio lo hagas sentada con la espalda bien apoyada.

3.-Triceps: Con el mismo objeto, comienza con el brazo abajo a nivel de las caderas y súbelo y flexiónalo, como si quisieras tocarte la nuca.

Un ejercicio que nunca falla, porque trabaja varios músculos a la vez, pero es difícil es el de las flexiones. Acuéstate boca abajo. Y levanta el peso de tu cuerpo con los brazos. Debes subir todo el cuerpo, hasta que quedes en punta de pie.

No aspires a hacerlos todos 100 veces de una vez. Te vas a frustrar. Empieza con tres series de cinco veces cada una. Si lo haces al menos tres veces por semana, tus brazos te lo agradecerán cuando llegue la hora de ponerse las camisitas con tirantes y los trajes de baño.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en  Facebook!

Imagen vía Thinkstock