Una víctima más del acoso escolar: Eden Wormer, se quitó la vida.

Sigo sin entender, cómo es que el tema del acoso escolar sigue siendo  todavía un asunto sobre el que se tiene que hacer eco para evitar que más niños decidan quitarse la vida al no ver una salida más fácil ante su sufrimiento. Con el número de adolescentes que han muerto debido al hostigamiento que sufren por parte de sus compañeros, ya era para que éste fuera tema natural de discusión dentro de todo núcleo familiar; así como dentro de las instituciones.

Advertisement

Al parecer, nuestra sociedad no ha entendido, que éste es un tema grave y que no se trata de un juego de niños. El acoso escolar, es una escoria social que se está llevando la vida de muchos jóvenes que sufren en silencio. Y esta vez, los insultos y las burlas terminaron con la vida de Eden Wormer, una joven de 14 años que el pasado miércoles, decidió acabar con su sufrimiento, poniéndose una soga en el cuello.

¡El hecho me dejó helada! Y no dejo de pensar, que este lamentable suceso se pudo haber evitado. Si los padres de los niños acosadores se acercaran más a sus hijos y les reforzaran el valor del respeto hacia los demás, de la tolerancia y del compañerismo ¡esto no sucedería! Si los padres se acercaran más a sus niños, para explorar a fondo lo que les preocupa, lo que les molesta o lo que les deprime; quizás podrían reforzar su autoestima. Y si los maestros estuvieran más al pendiente de lo que sucede dentro del aula escolar, tal vez otro destino les hubiera deparado a estos jóvenes.

Lo peor de todo, es que he notado que este patrón de conducta, sigue siendo glorificado, sobre todo en las películas y series americanas. Las cuales parecen mandar una y otra vez, el erróneo mensaje de que para ser popular tienes que hacerle la vida de cuadritos a tus compañeros. Y esto no va a acabar, hasta que seamos nosotros, quienes comencemos a reafirmar valores dentro de nuestro núcleo familiar ¡No podemos seguir de brazos cruzados! ¡Hagamos algo ya para evitar más muertes! No dejemos que nuestros hijos se vayan por el mal camino, estemos alerta ante cualquier señal que lleve implícita la palabra acoso.

Imagen vía ABCnews