¿Podrías vivir sin comer carne? ¡Yo pensaba que no, pero lo logré!

Nunca pensé que lo lograría! pero estoy por cumplir 3 meses sin comer carne ¡Sí! nada de pollo, nada de carne de cerdo, nada carne de res, ni siquiera pescado ni mariscos. Algo que sinceramente, veía imposible de lograr, sobre todo porque como buena mexicana, me encantan los tacos al pastor, los chilaquiles con pollo, el mole de panza, la tinga de pollo y demás platillos, sin los que no hubiera podido vivir, hasta que me convertí en vegetariana.

Advertisement

¡Sí! ¡Yo vegetariana! Ni siquiera me lo podía creer, pero me di cuenta de que estaba verdaderamente comprometida con esta causa, cuando fui recientemente a México y pude resistirme a la tentación de comer mis adorados tacos al pastor o unos pambazos de papa y chorizo que ¡se veían buenísimos! Y si, aunque no lo creas, pude vivir en México sin comer carne. Estando allí, me di cuenta de que podía seguir degustando de las delicias mexicanas, como los chiles rellenos con queso, las quesadillas de flor de calabaza o el arroz en salsa de chile poblano.

¿Qué por qué decidí convertirme en vegetariana? Pues porque un día viendo un programa de televisión, escuché que los animales sufrían mucho al ser salvajemente sacrificados para el consumo humano y que dependía de nuestras decisiones alimenticias individuales, que esto cambiara.  Esa frase me fue suficiente, para llevar a cabo una toma de consciencia en la que me propuse evitar un sufrimiento innecesario a estos pobres animales. Y ya para rematar, vi un documental sobre los mataderos de animales y las técnicas tan salvajes que se utilizan para acabar con su vida ¡Nunca voy a olvidar la cara de sufrimiento de estos pobres seres!

Y es que, la realidad es que nadie quiere saber lo que pasó antes de que ése trozo de carne llegara a su plato, pero precisamente esta ignorancia y falta de deseo por querer saber, es lo que sigue haciendo que cada año se sigan matando a millones y millones de animales.

No te voy a mentir que de repente no se me antoja la carne, pero hasta el momento me he mantenido firme con mi propósito, intentando buscar las proteínas que necesito en otro lado, como en la soja, el arroz o las legumbres y tomando un suplemento vitamínico por si las dudas. Y aunque ha sido difícil por momentos -sobre todo cuando voy a restaurantes con amigos donde no hay muchas opciones vegetarianas- no puedo dejar de pensar en que mi decisión de no comer carne, está salvando la vida de muchos  animales.  ¿Tú podrìas vivir sin comer carne?

Photo Via: www.flickr.com

Topics: womens health  latino health