¿Sabes de dónde viene lo que comemos? Checa algunos lugares para que los niños aprendan sobre los alimentos que vienen de la granja a tu familia. 

Advertisement

Cualquier oportunidad es buena para aprender y he tratado de que mis hijos tengan experiencias nuevas y diferentes, que muchas veces también lo han sido para mí.

Muchas veces, en la sobremesa con mi familia, platicamos sobre todo lo que tiene que pasar para que ciertos alimentos lleguen a nuestro hogar y pueda preparar sus recetas favoritas.

Pero el mayor aprendizaje que han tenido es visitando lugares donde pueden experimentar ellos mismos sobre los animales y sus derivados, frutas, vegetales y otros alimentos.

Lugares para aprender sobre los alimentos que vienen de la granja a tu familia

Viajes por carretera. Cuando viajamos por carretera, es interesante ver los diferentes sembradíos, según vamos cambiando de zona. Cuando hay oportunidad, nos acercamos o al menos platicamos sobre lo que vemos sembrado. Hemos visto desde agaves, hasta campos de girasoles y algodón.

Museos. Hay museos con áreas especiales de agricultura. Recuerdo que a mis hijos les encantaba "ordeñar" vacas en un museo que frecuentábamos mucho.

De ahí aprendimos que la leche de vaca está llena de nutrientes y que un solo vaso de 8 onzas aporta 8 gramos de proteína.

También, que la leche es muy poco procesada y viene directo de la granja a tu familia. Generalmente llega a las tiendas en dos días, desde granjas localizadas en un promedio de 300 millas alrededor de estas, muchas granjas son operadas por familias.

La leche es una manera simple y nutritiva de ayudar a los niños a obtener nueve nutrientes esenciales para ayudarlos a crecer fuertes.

Ferias o exposiciones ganaderas. Es muy interesante ver diferentes especies de ganado y aprender sobre otros animales de la granja, como vacas, gallinas, cabras, conejos, etc.

Granjas y ranchos. En Texas puedes encontrar granjas de productores de leche en donde puedes tener experiencias inimaginables, como ser testigo del nacimiento de becerros y convivir con las vacas y los otros animales.

El mercado. Si no tienes un rancho o una granja cerca, llévalos al supermercado. También es una excelente forma de que los niños aprendan sobre los animales y sus derivados, los vegetales y otros alimentos y productos.

Jardines botánicos. Busca uno cerca de tu ciudad; hay mucho que aprender ahí. Algunos tienen clases y talleres de jardinería, paisajismo, cocina, manualidades, etc.

Tu propio patio. En mi caso, por ejemplo, mis hijos han aprendido sobre algunas verduras o vegetales que tenemos sembradas en el patio y también en el de sus abuelitas. Ha sido interesante ver cómo se van desarrollando las plantas hasta dar su fruto.

Además, a mis hijos les llena de orgullo llevar a la mesa lo que ellos mismos han cultivado y hasta buscan recetas en las que podemos utilizarlo.

¡Este año hemos cultivado pepino, cilantro, tomate, chile, yerbabuena y limones!

Brenda Cisneros es una mamá mexicana que vive en Dallas, Texas con su esposo y sus tres hijos biculturales. Ha estado escribiendo su blog de estilo de vida en español Mejorando mi Hogar desde 2009 compartiendo recetas latinas, eventos locales, viajes, manualidades, películas, tradiciones mexicanas y más.

*Este es un artículo patrocinado por Milk Life.