Cinco trucos para que parezcas toda una experta en vinos

Si quieres impresionar a tus invitados con tu cultura, no hay nada más exitoso que parecer experta en vinos. Por eso te cuento cinco frases claves, y su traducción en cristiano, que te ayudarán a dejar los boquiabiertos.

Advertisement

1.- A este vino le sobra madera. El vino se conserva en recipientes de madera, y el contacto con ella influye en su color, su sabor y su olor. No todas las maderas son iguales. La más utilizada es el roble en dos variedades: roble francés y roble americano. En España, por ejemplo, se suelen utilizar barricas de maderas muy nuevas y tostadas. Esta frase se aplica perfecto al amarguito que acompaña a la mayoría de los vinos españoles.

2.- El vino no es mejor por ser más viejo. Es un lugar común creer lo contrario así que seguro que esta afirmación dará pie a arduos debates. Pero la realidad es que Los vinos tienen un periodo de consumo óptimo, están vivos, por lo que pierden su frescura y se oxidan con el tiempo. La calidad la impone la tierra, la cepa y la habilidad de los fabricantes, entre muchas otras cosas. Por mucho que guardes un vino joven nunca se convertirá en un gran reserva, sino en vinagre. Blancos y rosados tienen una vida más corta que los tintos. . La vida de un cava o de un champán ronda los dos años.

3.-Para saber si un champán está fresco hay que fijarse en la fecha de degüelle". El champán y el cava pueden estar elaborados a partir de cosechas de distintos años. Por eso no siempre aparece la fecha en la que esto acontece. Lo más importante es la fecha de degüelle, es decir, cuándo se han quitado las levaduras, se ha añadido el licor de expedición y se ha colocado el tapón definitivo. Si no hay fecha, debemos fijarnos en el tapón. Debe tener forma de hongo. Si al extraerlo, en cambio, tiene una forma de "t", significa que ese cava ya no es fresco. Normalmente, se debe consumir entre el año y medio siguiente al degüelle.

4.-En el vino es más importante el aroma que el sabor. Los aromas retronasales se notan en la boca o una vez tragado el vino. El olfato es el sentido más sensible, mucho más que el gusto. Los olores que llegan por vía retronasal crean la ilusión de que están localizados en la boca, por lo que muchos creen que, en realidad, es un sabor. La complejidad de sensaciones que puede producir el vino son recibidas por vía retronasal.

5.- Prefiero variedades terpénicas como el riesling o el gewürztraminer. Ya sé que ese último nombre suena a trabalenguas, pero imagínate la cara de la gente. Una variedad terpénica es la que se distingue muy rápidamente por su intenso aroma floral. La uva riesling se cultiva principalmente en Alsacia y en Alemania, donde es la responsable del llamado milagro del vino alemán. Es un vino delicado y de moderada graduación alcohólica. Por su parte, la gewürztraminer se destaca por su alto contenido de azúcar.

¿Qué te parece? El negocio del vino es complicado y si te gusta el tema puedes buscar online o asistir a una clase, pero estos cinco comentarios funcionan como un atajo a la hora de impresionar. ¡Salud!

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía zone41/flickr