Quiero que me regalen una licuadora el Día de las Madres. ¡¿Y qué?!

Antes de que me empiecen a lanzar tomates y arruinen sus computadoras, o aparatos inteligentes, les explico. No estoy hablando de que me regalen cualquier licuadora, o cualquier electrodoméstico para el Día de las Madres.

Me refiero a esos maravillosos aparatos que demuestran como la tecnología es una de las mejores amigas de las que cuidamos nuestro hogar. Hay una licuadora que tiene como 10 funciones diferentes y está tan bien diseñada que me enamoró y que me encantaría recibir el domingo.

Advertisement

Tengo meses soñando con una de esas batidoras profesionales, con un bol gigante y muchos accesorios, como las que usan en los programas de cocina en la TV, que vienen en muchos colores. Me imagino el tiempo que me ahorraría a la hora de hacer una torta, o panes, o sopas, y lo linda que se vería con un lazo gigante encima y una linda tarjeta.

Lee más en ¿Qué más?: ¡No quiero que me traten como una "mamá" el Día de las Madres!

Hay una cafetera para la casa, que hace el café como las de las mejores máquinas dispensadoras. El mochaccino que sirve es glorioso. Voy a parar porque se me está haciendo agua la boca. No sería mala idea que me la regalen, la armen y me sirvan el primer cafecito en la cama.

Tampoco me importaría si me compran una de esas aspiradoras y que limpian el piso al mismo tiempo con vapor. Menos tiempo y cero detergentes químicos. ¿Qué más se puede pedir? Y ya que estamos hablando de aspiradoras  se me escapa un suspiro cada vez que pienso en las nuevas  súper máquinas que son muy livianas y muy eficientes. Hasta me conformaría con uno de esos robots que van chupando la basura, solas por toda la casa.

Una olla de presión eléctrica le quitaría mucho estrés a mi vida. Cada vez que uso la mía, se me baja la tensión del pánico cada vez que tengo que destaparla. Una vez, mi mamá sufrió unas quemadas importantes  cuando abrió una antes de tiempo.

Ahora, lo que de verdad me gustaría que me regalen es algo que me demuestre que prestan atención a lo que digo, lo que hago y que saben lo que me hace feliz. En el fondo da igual si es un perfume que quiero, uno de estos aparatos, la cartera negra que me hace falta o mis flores favoritas. Lo que me derrite es saber que me aman y quieren hacerme feliz.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía redjar/flickr