Para tu 'brunch' de Pascua: Croquetas vegetarianas de una cocinera apurada

Hay pocas cosas que me molestan más cuando tengo invitados, que me vean cocinar. No sé por qué, pero se me cae todo, me pongo nerviosa y me salen mal los platos que he hecho mil veces. Tampoco me gusta estar toda acalorada cuando todo el mundo está de lo más arreglado. Entonces me gustan las recetas que puedo hacer de antemano. Aquí te doy una de ésas, lleva apenas media hora, y es vegetariana. ¡Perfecta como aperitivo (botanas) para Pascua!

Advertisement

Ingredientes para 24 croquetas:

2 tazas (250 g) de harina
1 cucharada de polvo para hornear
 ½ cucharadita de comino
½ taza (110 g) de azúcar
½ cucharadita de sal
pimienta negra
2 huevos batidos
1 taza (250 ml) de leche
125 g de mantequilla derretida  (una barra y cuarto)
2 tazas de zucchinis rallados
1½ tazas de granos de maiz enteros
125 g de queso cheddar (cualquier queso amarillo semi-blando o duro) rallado fino
aceite para freír
2 tazas de pan rallado

Preparación
Mezcla la harina, el polvo para hornear, el comino, la azúcar, la sal y la pimienta en un recipiente grande. En otro bowl, bate los huevos con la leche y la mantequilla (a mí me gusta derretir la mantequilla un poco en el microondas). Ponla en un plato hondo cubierto por unos 15 segundos. Mezcla los ingredientes líquidos con los ingredientes secos.

Agrégale el zucchini, (calabacines), el maíz y el queso. Mezcla todo muy bien hasta que quede como una masa. Luego haz las croquetas. Idealmente tienen que tener la forma de un huevo alargado,  es fácil con dos cucharas, pero si no te sale simplemente haz bolitas como albóndigas. Cúbrelas con el pan rallado.

Vierte el aceite en una sartén  y cuando esté bien caliente (se empieza a mover como si tuviera una película encima) dora las croquetas. Está pendiente, porque están listas súper rápido. También las puedes cocinar al horno, aunque se llevan más tiempo y no quedan tan crocantes. Ah, si quieres darle un toquecito picante, también le puedes poner unos chiles a la mezcla.

Una vez que le hayas escurrido el aceite colócalas en un envase cubierto. Las puedes hacer con un máximo de dos días de anticipación.

Para calentarlas puedes ponerlas en el microondas cubiertas, por tres minutos, o en el horno, tapadas con papel aluminio, a 415 grados por 15 minutos.

Image via esimpraim/flickr