Ponle salsa verde a tu vida para que sepa mejor

Cuando en mi casa se hace salsa verde, la vida se pone mejor.

La puedo estar pasando de la chingada, puedo estar llorando por los rincones, puedo estar sintiendo que todo se desmorona y que ya no puedo más, pero me cae que unos huevos estrellados con salsa verde, me levantan la moral.

Lo mismo con la quesadilla, el pollo o las chuletas.

Tener una salsa verde en el refrigerador es garantía de que todos esos sabores se van a elevar.

Advertisement

Esta entrada es para todas aquellas mamás latinas que, como yo, son fanáticas de la salsa verde, pues en este país uno no podrá encontrar una tortilla del todo decente, pero me cae que si podemos encontrar todos los ingredientes necesarios para hacer una buena salsa verde - y una buena salsa verde - siempre hará que todo nos sepa mejor en la vida.

Todo, todo, hasta los malos ratos.

Hazme caso…

Comparto contigo esta receta de salsa verde para que después nos digas que tenía razón y que la salsa verde te ha ahorrado algunas visitas al terapista…

Salsa verde para alegrar los corazones:
 
2 tazas de agua
Sal
2 dientes de ajo
4 chiles serrano o jalapeños
1/2 kg. de tomatillo verde sin cáscaras
1/2 taza de cebolla mediana picada
cilantro a gusto
gotas de limón verde fresco
aguacate (si tienes deseos de ponerte sofisticada)

Preparación:

En una cacerola, poner a hervir el agua y 1 cucharada de sal. Añadir el chile serrano o jalapeño y los tomatillos verdes. Bajar el fuego y cocinar durante 10 minutos. Escurrir y reservar 1/2 taza del líquido de cocción. En una licuadora, poner el ajo, chiles serranos, tomatillos, cilantro y la sal restante. Licuar añadiendo el resto de líquido para obtener la consistencia deseada. Poner en un recipiente, agregarle la cebolla picada y mezclar. Dejar enfriar la salsa antes de servir

Y si esta receta te pareció difícil, aquí te pasamos este videíto...



Imagen vía Fernando D. Ramirez/flickr