Una mujer polaca, cuyo rostro estaba desfigurado como consecuencia de un tumor que le impedía comer, tragar y hasta respirar normalmente, acaba de recibir un trasplante de cara. La cirugía, que es la segunda de ese tipo que se practica en Polonia, duró 23 horas y fue realizada en el Instituto Oncológico de Gliwice. No te imagines lo complejo e increíble de esta operación.

Continue Reading >