Esteban Loaiza envía emotivo mensaje antes de entregarse a la justicia

Esteban Loaiza
Esteban Loaiza/Instagram

Horas antes de entrar en prisión, Esteban Loaiza se despidió de la libertad con un paseo en la playa y un triste mensaje a sus fans en las redes sociales, acompañando una foto en la que se podemos ver cómo el otrora atleta y marido de una estrella como Jenni Rivera se ha convertido en una sombra de lo que fue. Un hombre ojeroso, excesivamente delgado y con una mirada agobiada. ¡No es para menos!

Más de MamásLatinas: Famosos que han tenido graves problemas con la justicia

Lejos ha quedado el orgulloso lanzador que llenó de gloria a los fans mexicanos del béisbol de Grandes Ligas. Tiene tres años por cumplir tras las rejas por narcotráfico. También tienen un hijo con la artista Cristina Eustace al que no ve ni ayuda a mantener. Además, el escarnio de los fans de la mujer que lo dejó involuntariamente viudo --La Diva de la Banda estaba apurada por divorciarse de él cuando murió en 2012--.

"Vamos a seguir con la frente en alto", escribió en un mensaje en las redes que vale la pena leer completo. Es difícil entender qué le está pasando por la cabeza. Te va a sorprender cómo se ve y lo que dice. 

Esteban Loaiza pasó su último día de libertad en la playa.

"Aquí estamos fuertes y vamos a seguir adelante con la frente en alto y muchas gracias por todo el apoyo a mis fans y seguidores, familiares y amigos los que son y ellos saben", dice el texto que colocó acompañando esta imagen.  "Nos vemos fuera cuando acabe mi tiempo muchas gracias a todos por estar conmigo".

Advertisement

Desde su sentencia, Loaiza ha pasado su tiempo en el área de San Diego.

Allí se asentó después de su separación de Jenni Rivera. Aunque pasó un tiempo en Texas con Eustace, siempre ha regresado al sur de California. Fue en esa área donde fue arrestado, con cocaína en su auto. También donde estaba la residencia en la que le encontraron 20 kilos de la droga.

Advertisement

Loaiza llegó a un acuerdo con la fiscalía en California.

Evitó ir a juicio, tras negociaciones legales, y recibió, lo que para muchos expertos fue una pena corta para su crimen, tres años de prisión que debe comenzar a cumplir este 19 de abril de 2019.

Aun así, tres años en prisión no es poca cosa.

Ya sabemos que el Esteban Loaiza que se entrega hoy a los 47 años no será el que salga a los 50. Ojalá que aprenda la lección y que encuentre las herramientas internas que le permitieron cubrirse de gloria en el béisbol y pueda rehacer su vida.

Topics: esteban loaiza