A Julián Gil le arrebatan a su hijito, Matías, de las manos cuando salían del centro de convivencia


Julián Gil/Instagram

La saga del caso entre Julián Gil y Marjorie De Sousa continúa, y quizás el mayor damnificado acabe siendo su hijito, el pequeño Matías, de sólo un año y tres meses de edad. El actor argentino había asegurado que no iba a volver al centro de convivencia donde está obligado a ver a su hijo según una orden judicial, pero la distancia con el pequeño es demasiado dura, por lo que acudió a la cita mensual, sólo para ver cómo le arrebataban a su hijo de sus brazos.

Más en MamásLatinas: El bebé de Marjorie de Sousa y Julián Gil en sus 48 fotos más tiernas

Al finalizar la cita en el centro de convivencia, Julián tuvo que aguantar que un desconocido --según fuentes cercanas, el peluquero de Marjorie-- le arrebatara al niño de sus brazos cuando Julián intentaba tomarse una foto con su hijo y que, encima, se riera de él al alejarse con el pequeño en brazos.

La situación ha vuelto a dar un giro espectacular y ya nadie sabe cual será el próximo episodio de esta novela de la vida real. El actor argentino habló con la prensa presente al concluir la visita a su hijo, y se mostró desolado por verse envuelto en un drama del cual nunca quiso formar parte.

Julián Gil volvió a acudir al centro de convivencia para ver a su hijito.

Julián Gil había asegurado que no volvería al centro de convivencia donde está obligado a ver a su hijo, porque le afectaba mucho y al niño también. Pero el amor es más fuerte, y Julián volvió a dicho lugar para pasar un rato con el pequeño Matías. "Esto nos perturba. Yo le he suplicado y le he implorado de todas las formas posibles al juez que ponga un régimen de convivencias normal, que no estemos obligados a volver a este lugar. La madre nunca ha puesto un pie aquí, y no tiene idea de lo que es, lo que se siente.", comentó Julián, claramente superado por la situación, al concluir la visita a su hijo Matías.

Advertisement

Al salir, un extraño le arrebató a Matías de sus brazos.

Julián Gil salió del centro de convivencia seriamente afectado, y al intentar despedirse de su hijito, un extraño no le dejó cargarlo ni tampoco que la prensa pudiera sacarles una foto juntos. Según varias fuentes, parece que ese hombre es el peluquero y persona de confianza de Marjorie, Rodrigo Cavazos, aunque Julián no tenía ni idea de quién era. "No sé quién es la persona que no me dejó tomarme una foto con el niño. Solo es un alcahuete, eso es lo que es. Alega que es por orden del juez pero yo no sé si sea verdad o si sean órdenes de la madre. No lo sé", aseguró el argentino en la puerta del centro.

Advertisement

El peluquero tuvo encima la desfachatez de marcharse riéndose de Julián.

Para hacer la situación aun peor, cuando el argentino le reclama poder sacarse una foto con su hijo y le dice: "Soy su padre", Cavazos se marcha con Matías y su nana riendo, burlándose de Julián. El argentino tuvo que hacer un gran ejercicio de paciencia para guardar la compostura y no reaccionar de otra manera en público.

Aunque Julián asegura haber intentado arreglar la situación, Marjorie no da su brazo a torcer.

Julián Gil está claramente superado por una situación terrible, en la cual no puede ver a su hijito de un año y tres meses cuando quiera, y que además cuando lo hace debe hacerlo de manera monitoreada en un centro de convivencia. "Yo no quiero venir, y el niño no debería, porque sufre mucho. Yo he cedido en todo. No entiendo. Ya retiré las demanadas penales y cumplí con todo lo que se me pidió... con el niño ahí dentro no se puede hacer nada. No sé si volveré. A mí me hace mal y le hace mal al niño. Creo que la abogada es una persona sin escrúpulos cuya única victoria es separar a un padre de su hijo", dijo Julián al concluir su visita. El argentino ha llegado a ceder la patria potestad a Matías a Marjorie para intentar suavizar la situación, pero parece que la venezolana no tiene ganas de frenar esta novela.

Topics: julian gil  matias gil de sousa  marjorie de sousa