Raul de molina
Mezcalent


Raúl de Molina
 lleva muchísimos años frenta a las cámaras de televisión, pero su popularidad sigue intacta y con el pasar de los años continúa acumulando éxitos. El carismático presentador cubanoamericano del programa El Gordo y la Flaca de la cadena Univision podría escribir varios libros con todo lo que ha viajado y vivido, pero también sobre todos los líos en los que se ha metido con los famosos --como es el caso de Ninel Conde--. Aquí te cuento algunas cosas increíbles de su trayectoria que seguramente no sabías.

Más en MamásLatinas: Famosos que han tenido problemas de sobrepeso (FOTOS)

Raúl de Molina no se imaginó que terminaría siendo un famoso conductor de televisión pues su gran pasión cuando joven era la fotografía y tanto le gustaba que llegó a trabajar como fotorreportero de una agencia de noticias e incluso estuvo realizando coberturas en zonas peligrosas. ¿Te lo imaginas realizando su trabajo con un chaleco antibalas?

Después se convertiría en paparazzi, y de ahí vendría su interés por captar la vida de los famosos en imágenes, incluso llegó a tomarle fotos a la fallecida Lady D. Al presentador cubanoamericano, que recientemente logró rebajar 28 libras tras ser internado en un centro de rehabilitación para bajar de peso en Miami, también le encanta viajar y coleccionar obras de arte. Aquí te mostramos unas cuantas cosas sorprendentes sobre su vida. 

Su mamá María de Molina fue siempre su mejor amiga y cómplice. 1

El presentador nació en La Habana, Cuba, y se crió con su mamá, María de Molina, a quien siempre consideró su "mejor amiga y cómplice" en los momentos más difíciles de su vida. Con su papá al parecer tuvo poco contacto, pues en el 2004 aseguró que hacía 25 años que no lo veía, y contó que había sido preso político en la isla.

Advertisement

A los 10 años salió de Cuba y se fue con su familia a vivir a España. 2

Raúl siempre fue gordito y esta foto junto a algunos de sus amiguitos en Cuba lo prueban. En 1969, cuando tenía 10 años, emigró con su mamá a España. Unos años después llegarían a los Estados Unidos.

Advertisement

Desde la adolescencia se dio cuenta que su gran pasión era la fotografía. 3

Ni el propio Raúl de Molina se imaginaba que terminaría presentando un programa de espectáculos ya que desde que era un adolescente tenía muy claro qué era lo que le gustaba, por lo que estudió durante dos años arte y fotografía en Miami. Esta foto es de cuando se graduó de High School.

Trabajó como fotorreportero de noticias y hasta le balearon el auto en el que viajaba. 4

Raúl conto en una entrevista con CNN que en su juventud solamente le interesaba cubrir noticias como fotógrafo, y lo hizo para Associated Press como freelancer. En los años 80 tuvo que usar chaleco antibalas para tomar fotos en zonas donde había contrabando de drogas en Miami, y también pasó el susto de su vida en Haití cuando el auto en el que viajaba recibió varios impactos de bala. ¿Quién lo diría?

Advertisement

Se transformó en paparazzi de celebridades como Lady D, Oprah Winfrey o Don Johnson. 5

El éxito de la serie Miami Vice fue un imán que atrajo a muchas celebridades a la Ciudad del Sol, un momento que fue aprovechado por Raúl para transformarse en paparazzi. Su lente captó a Don Johnson, Oprah Winfrey, a la princesa Diana durante sus vacaciones con sus hijos, a Carolina de Mónaco y a otros famosos que ocuparon las portadas de las revistas y periódicos en aquellos años.

Advertisement

Tenía novia cuando conoció a su actual esposa Millie en una fiesta de fin de año. 6

Según cuenta su propia esposa, se conocieron en una fiesta de fin de año en Miami en la que ambos coincidieron, pero el joven fotógrafo no estaba solo: "Él tenia su novia y quería salir conmigo y con su novia, y yo le dije que no, que o con ella o conmigo", fue el ultimátum que le puso Millie y terminaron casándose posteriormente.

Advertisement

Lleva más de 20 años casado, tiene detalles románticos pero también grandes defectos. 7

Raúl y Millie llevan más de 20 años casados. Según ella, el presentador tiene detalles románticos: le gusta enviar flores y dedicar canciones. Pero tiene dos grandes defectos: es un pésimo bailador y le gusta mucho el dulce. También dice que es de los hombres que se sientan en el sofá y empiezan a pedir: "me alcanzas el teléfono, me das agua, me traes los espejuelos". Bueno, nadie es perfecto, ¿cierto?

Su apasionado beso con Ninel Conde en el programa casi le cuesta el matrimonio. 8

Aunque Raúl siempre ha bromeado con Ninel Conde, el apasionado beso en la boca que se dieron en el programa El Gordo y la Flaca casi le cuesta el matrimonio al presentador. Tanto Millie como su hija se enojaron muchísimo, hasta el punto que Mía quiso empacar las maletas de su papá y sacarlo de la casa. Por suerte todo se aclaró y Raúl ha insistido siempre en que no cambiaría a su esposa "por nadie en el mundo".

Advertisement

Su mejor momento en el jacuzzi lo protagonizó con Paquita la del Barrio. 9

Raúl ha compartido el jacuzzi del show con infinidad de celebridades, pero sin lugar a dudas, la que se llevó los aplausos fue Paquita la Del Barrio. La cantante llegó al show para hacer realidad este sueño del presentador justamente el día de su cumpleaños en el 2015.

Pasó por un momento vergonzoso cuando se le rompió el pantalón en medio del show. 10

Raúl tiene un gran sentido del humor pero esto no se lo esperaba. Se puso a hacer ejercicios con Clarissa Molina y de pronto se le rompió el pantalón en plena transmisión del show. Hasta Lili Estefan quiso taparle la rotura. ¡Y eso que el pantalón le quedaba grande!

Advertisement

Se sometió a una operación de implante de cabello para lucir como Ricky Martin. 11

Al menos eso fue lo que puso en Instagram, que quería parecerse a Ricky Martin. Lo cierto es que Raúl se sometió a este procedimiento en el que le quitaron unos 1700 cabellos y le implantaron unos cuatro mil. Estuvo como 12 horas en esta consulta ¿valió la pena el sacrificio para lucir como el cantante boricua?

Fue diagnosticado con un tumor en el riñón derecho en el 2005. 12

El propio Raúl ha contado que fue al doctor para chequearse un dolor que tenía en la espalda en el área de la cintura, pero lo menos que se imaginó fue que le dijeran que tenía un tumor en el riñón derecho. Su esposa Millie reveló que al escuchar el diagnóstico ambos se echaron a llorar. Pero por suerte, el tumor estaba contenido y pudieron extraerlo durante la operación, sin tener que recurrir siquiera a los tratamientos de quimioterapia habituales en estos casos. ¡Tenemos Gordo para rato!

Advertisement

Le gusta viajar con su familia y disfruta coleccionar obras de arte y relojes. 13

Raúl y su familia han viajado casi el mundo entero, todos los años comparten las imágenes de los lugares que han visitado. También le gusta coleccionar obras de arte, es un asiduo visitante de la feria Art Basel en Miami, y tiene en su casa cuadros de famosos pintores cubanos como Wilfredo Lam, René Portocarrero, Pedro Vizcaíno, José Bedia y Manuel Mendive. Y algo que muchos no saben, el presentador tiene una fabulosa colección de relojes de las mejores marcas del mundo.

Se desvive por su hija Mía y la ha defendido cuando la han criticado en el programa. 14

Para Raúl su hija Mía es una fuente de orgullo y felicidad. El presentador ha compartido con ella varias veces en el programa y hasta ha tenido que salir a defenderla de las críticas de algunos malintencionados. Recientemente compartió un momento que lo hacía muy feliz en el que aparecían disfrazados de Spidergirl y Spidergordo. No cabe duda de que ambos se adoran.

Advertisement

Le encanta la moda y tiene un clóset inmenso ordenado por colores. 15

El presentador es todo un fashionista y hasta ha mostrado su inmenso clóset en Instagram. Raúl organiza su ropa por colores, y aunque es cierto que tiene muchísimos trajes, también hace sus donaciones todos los años.