Mezcalent

Toda adolescente latina se enamoró en alguna ocasión del guapo galán de la telenovela en horario estelar en turno, que noche tras noche veían las abuelas. No me vas a poder negar que el guapísimo Fernando Colunga te arrancó un suspiro, y quisiste en algún momento ocupar el lugar de Aracely Arámbula o Thalía. Quizás soñaste con toparte ese apuesto actor dueño de tus sueños en la calle o coincidir con él en algún lugar público. Antes de las redes sociales no quedaba más remedio que esperar día tras día que salieran en la pantalla del televisor o mirar incansablemente las revistas del corazón en la que publicaban fotografías de estos guapos galanes.

Más en MamásLatinas: 20 Canciones de telenovelas que nunca olvidaremos (VIDEOS)

Tengo que confesar que jamás olvidaré las portadas de esas publicaciones en las que aparecían los galanazos del momento que robaban los corazones de todas las jovencitas de mi generación. Desde Eduardo Capetillo, que junto a su hermano Guillermo robó suspiros por montón, hasta Ernesto Laguardia o Saúl Lizaso que, cada uno en su estilo, marcaron a varias generaciones de mujeres aficionadas a los melodramas.

Sea cual sea tu favorito, una cosa es segura: esa ilusión que una de chica sintió por ese galán de la televisión que nos ponía a soñar no regresará nunca más. Así es que acompáñanos a lanzarnos un clavado al baúl de los recuerdos y recuerda una vez más ese anhelado amor juvenil que nos hizo suspirar. ¡Ahhhhh, qué tiempos aquellos!

Galería realizada en colaboración con Angelina Vega.

Fernando Colunga fue el galán de galanes de los 90. 1

Fernando Colunga fue el galán de galanes de los 90.

Mezcalent

Aunque ya había tenido apariciones en varias telenovelas, fue en María Mercedes (1992) que Fernando Colunga nos robó el corazón y se quedó con él desde entonces. Colunga fue el amor platónico de toda jovencita de los años 90. 

Advertisement

Eduardo Capetillo, el novio que nunca lo fue. 2

Antes de que se casara con Bibi Gaytán, Eduardo Capetillo fue mi novio. Sí, ella me lo quitó. Me enamoré de él en Alcanzar una Estrella, luego Thalía me lo quitó en Marimar; y al final, él escogió a Gaytán. ¡No es justo! 

Advertisement

Fernando Carrillo, un bombón exportado de Venezuela para el mundo. 3

Fernando Carrillo, un bombón exportado de Venezuela para el mundo.

Mezcalent

La Dama de Rosa, Abigail y Rosalinda son algunas de las telenovelas que catapultaron al actor venezolano como uno de los galanazos de los 80 y los 90. 

Eduardo Yáñez, con todo y su fuerte carácter fue y sigue siendo un galanazo. 4

Eduardo Yáñez, con todo y su fuerte carácter fue y sigue siendo un galanazo.

Mezcalent

Desde que inició en las telenovelas con tan solo 21 años, en el melodrama Quiéreme Siempre (1981), el actor nos tiene suspirando. 

Advertisement

Ernesto Laguardia nos enamoró con su carita angelical. 5

Ernesto Laguardia nos enamoró con su carita angelical.

Mezcalent

Este actor, quien nos enamoró con su carita y voz angelical, llegó a convertirse en uno de los galanes de telenovela más importantes de México en las décadas de los 80 y los 90. ¡Papacito! 

Advertisement

Saúl Lisazo: el tiempo no pasa por él. 6

Saúl Lisazo: el tiempo no pasa por él.

Mezcalent

El actor argentino —a quien vemos aquí en una foto de 1995, cuando grabó Acapulco, Cuerpo y Alma— sí que es como el buen vino, que mientras más tiempo pasa mejor se pone... ¿no creen?

Advertisement

Osvaldo Ríos, un galanazo boricua que rompió corazones. 7

Osvaldo Ríos, un galanazo boricua que rompió corazones.

imdb

Galán, fuerte, sexy, así es como recordamos al actor puertorriqueño en Kassandra (1992), la historia que lo dio a conocer a nivel internacional. Tras años de hacer telenovelas, el histrión probó suerte en Hollywood, pero ya hace un rato que no lo vemos en la pantalla.   

Carlos Mata, un terroncito de azúcar made in Venezuela 8

Leonela, Cristal, La Dama de Rosa... estas son solo algunas de las telenovelas por las cuales toda señora (y jovencita) de los años 80 dejaba cualquier cosa que estuviera haciendo para detenerse a ver al bombón de Carlos Mata en pantalla.  

Advertisement

Víctor Cámara, el esposo platónico de todas. 9

Apuesto, gracioso, coqueto, caballero, Víctor Cámara fue uno de los grandes (y más guapos) actores de la era dorada de las tenelovelas venezolanas. Enamoró a más de una con su actuación en culebrones como La IntrusaInés Duarte, Secretaria, Rosangélica, entre otras. 

Andrés García siempre fue el rey de la pantalla. 10

Andrés García siempre fue el rey de la pantalla.

Mezcalent

En sus años mozos, con actuaciones en varias películas y protagónicos en telenovelas como O Tú o Nadie y El Privilegio de Amar, el actor Andrés García llegó a ser uno de los galanes más cotizados en México... De verdad que se veía muy bien el señor, eh. 

Advertisement

Jorge Salinas derretía con sus aires de galán. 11

Jorge Salinas derretía con sus aires de galán.

Mezcalent

Salinas saltó a la fama con su participación en la telenovela Cadenas de Amargura (1991) y desde entonces se ha mantenido entre los principales galanes de telenovela de su natal México. 

Rafael Rojas es un galán que le dijo adiós a la pantalla. 12

Rafael Rojas es un galán que le dijo adiós a la pantalla.

Mezcalent

Es costarricense, pero fue en México donde este actor robó corazones con su participación en telenovelas como Quinceañera, Teresa, Baila conmigo, entre otras. En abril de 2016, una revista publicó que Rojas había pasado de ser actor a indigente, algo que él luego desmintió, asegurando que tras retirarse del medio artístico vive "muy tranquilo y en paz" en su casa de Tlalpan, en en Estado de México.

Advertisement

Juan Soler es todo un educado caballero, eternamente galán y sexy. 13

Juan Soler es todo un educado caballero, eternamente galán y sexy.

Mezcalent

El actor argentino es, en mi opinión, uno de los hombres más hermosos y sexis que ha existido en la faz de la tierra. Nos aceleró el corazón cuando lo conocimos en 1995 en la telenovela Acapulco, Cuerpo y Alma, y sigue teniendo el mismísimo efecto en muchas de nosotras aun a sus 53 años.  

Eduardo Verástegui siempre será el niño lindo de la pantalla. 14

Eduardo Verástegui siempre será el niño lindo de la pantalla.

Mezcalent

¡Qué hermoso era (y sigue siendo) Eduardo Verátegui! Así lucía el actor mexicano en 1999, cuando hizo Alma rebelde

Advertisement

Miguel de León es un galán realmente inolvidable. 15

¡Con esa carita y mirada de pícaro el actor venezolano derrite a cualquiera! Lo recordamos por su actuación en culebrones como La Revancha, Fabiola, La Ursurpadora, y muchas más. Recientemente, lo vimos en la telenovela Amor Secreto, de Venevisión, y la verdad es que luce igual de galán que siempre. 

Arturo Peniche: un galán con porte y elegancia 16

Arturo Peniche: un galán con porte y elegancia

Mezcalent

El galán de telenovelas como María Mercedes (1992), Morelia (1995) y El Alma No Tiene Color (1997) derrite con su porte y elegancia de siempre. 
 
Advertisement

Luis José Santander es un galán de ojos claros y voz irresistible. 17

Luis José Santander es un galán de ojos claros y voz irresistible.

Mezcalent

El apuesto actor de ojos claros y voz irresistible se ganó el corazón de sus fans en su natal Venezuela y toda Latinoamérica con su participación en telenovelas como Mundo de Fieras, Macarena y Morena Clara. Luego se fue a México, donde realizó Lazos de Amor (1995) junto a Lucero, Te Sigo Amando, entre otras. Pero para desgracia de sus fans, ya lleva varios años alejado de la pantalla. 

¡Cómo olvidar a Guillermo Capetillo, el galanazo de los 80! 18

Con protagónicos en culebrones como Colorina, La Fiera y Rosa Salvaje, el actor mexicano era el galán de galanes en los 80. 

Advertisement

Francisco Gattorno derrochaba sensualidad caribeña. 19

Francisco Gattorno derrochaba sensualidad caribeña.

Mezcalent

¡Quién no suspiró al ver a este galanazo cubano en culebrones como La Dueña y Cañaveral de Pasiones! Bueno, yo sí.  

Guillermo Dávila es todo un galán sobre el escenario y en la pantalla. 20

Además de cautivar sobre el escenario, este galanazo venezolano hacía suspirar a sus fans a través de la pantalla, en famosos culebrones como Fabiola (1989) y Cara Sucia (1992). ¡Cómo olvidarlo!