Elvis Crespo rompe el silencio y habla de la "tocadita del avión" y de sus adicciones

Han transcurrido cinco años desde el vergonzoso incidente en que Elvis Crespo fue acusado de masturbarse en un vuelo comercial, frente a los ojos estupefactos de una mujer completamente desconocida para él, llamada Patricia Perea.

Después de todas las acusaciones, burlas y comentarios de todo tipo que circularon por los medios de difusión, el cantante rompió el silencio y dijo que el incidente fue cierto. "Sí, yo estaba borracho... Ese fue uno de los momentos donde toqué fondo. Lo que pasó este verano (en el restaurant Made in Puerto Rico) no se compara al incidente del avión. El incidente del avión fue sumamente duro y vergonzoso", confesó el merenguero a María Celeste Arrarás en el programa "Al rojo vivo" de Telemundo.

Sigue leyendo porque el cantante boricua admite sus mentiras y vicios, que lo han afectado hasta el sol de hoy.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: TODO sobre la serenata de Lupillo a Jenni Rivera en el lugar de su muerte (VIDEOS)

Cuando ocurrió el escándalo sexual en el avión, Elvis Crespo tenía pocos días de casado con su actual esposa, Maribel Vega. Motivo que le llevó a mentirle a su familia, como él mismo relata:

"Sufrí muchísimo. Estamos hablando de que yo tenía apenas cinco días de casado con Maribel. Tuve que llamar a mi mamá... decir una cosa, un embuste a mi mamá. Llamar a mi hijo mayor y decirle un embuste, a mi papá otro embuste. Fue algo totalmente doloroso, sumamente doloroso".

El intérprete de "Suavemente" reconoce que su apego al alcohol no ha hecho más que crearle problemas y que por esa razón, ha tenido que buscar ayuda. A  mi modo de ver, este desbalance tiene mucho que ver con el mal manejo de la fama siendo aún muy joven.

"Me vine a enterar de que era tan talentoso a los 28, 29 años, cuando comencé a tener mi carrera como solista, que comencé a viajar el mundo, a obtener dinero, a obtener reconocimiento: Suavemente, Píntame, Grammy, y yo no estaba a la altura de las circunstancias, ni espiritual ni maduro. Al ir bajando mi popularidad me desesperé, una ansiedad, el ego. No quería que se me fuera (la carrera). Y ahí fue que poco a poco me fui involucrando en drogas, alcohol, estupefacientes, mujeres, vicios que me fueron autodestruyendo y fueron mermando mi espiritualidad... Tú te das cuenta que hay un vacío, de que hay algo que no está bien, de que te falta algo", confesó el artista.

Quién se hubiera imaginado que en pleno apogeo de su carrera Crespo enfrentaba semejante tormenta personal. Sin embargo, él mismo cayó en cuenta del abismo en que se encontraba y quiso salir a flote, poco a poco.

 "Cuando uno se autodestruye, uno piensa que se está destruyendo solo. No. Por cada persona que se destruye, se lleva siete 'enredá', como decimos los puertorriqueños. Siete sufren también porque está la mamá, el papá, los hermanos, la familia cercana, los que realmente están ahí contigo".

Como nunca es tarde cuando la dicha es buena, Elvis tuvo que perdonarse a sí mismo y a los que lo rodeaban para poder continuar. "No perdonar es como tratar de respirar bajo el agua. Y perdonar cuando por fin sacas la cabeza luego de un rato que te sientes asfixiado".

Actualmente se encuentra tratándose para enfrentar sus adicciones. "Hay muchos que buscan religiones; eso está muy bien. Hay muchos que buscan centros de rehabilitación que está muy bien. En mi caso me ha funcionado de una forma más grupal. Tengo excelentes profesionales trabajando conmigo".

Aplaudo su sinceridad y más aún su esfuerzo por ser una mejor persona, un mejor ejemplo para sus hijos, su familia y sus fans.

Imagen vía Mezcalent

Topics: array  cantantes boricuas  escandalos de famosos  estrellas latina  elvis crespo  merenguero