Finalmente comenzó la telenovela Lo que la vida me robó, la nueva producción de Sebastián Rulli y Angelique Boyer.
En cada escena se ve la pluma fantástica de Caridad Bravo Adams, la autora de la primera versión de esta novela: Bodas de Odio, y vestigios de su segunda encarnación en Amor Real. Para mi sopresa, la novela, a pesar de varias incoherencias, funciona y Sebastián Rulli, para que voy a decirte nada cuando basta con tener un par de ojos, está más guapo que nunca.

Lee más en ¿Qué más?: La Tempestad 'resumen': Con balazos e incendios acabaron los malos

La novela abrió con una escena de una bellísima Montserrat (Angelique Boyer) caminando hacia la playa en un vestido de verano fantástico. Su papá es Lauro Mendoza (Rogelio Guerra) y su mamá Graciela de Mendoza (Daniela Castro). La familia está en la quiebra y sobretodo la madre está contando con que su hija se case con Sebastián (Osvaldo de León), un gran heredero.

Entretanto, en la casa Almonte están en la vigilia de las últimas horas de Don Benjamín Almonte, un hombre moribundo que además ha sido amante de Graciela de Mendoza. Alejandro (Sebastián Rulli) es "hijo" de dos de sus empleados ya fallecidos. El que cree su patrón le pagó la universidad y lo tiene a su lado constantemente.

Monserrat  no está muy de acuerdo con los planes de su mamá y tiene un romance con José Luis (Luis Roberto Guzmán) que su mamá ya sabe que no se quiere casar con Sebastián. Pero mientras se daban besos en la playa, Sebastián, recién llegado de Londres, la ve besándose con José Luis, quien tiene dudas sobre si será aceptado por la familia de ella, porque se trata de un simple cabo. El hombre rompe el compromiso y se devuelve a Europa. Cuando Graciela, a quien Benjamín no le deja ni un centavo, se entera de que su hija probocó la ruptura del compromiso, le da una gran cachetada a Montserrat y se arma una gran pelea.

Entretanto, Benjamín usa su último aliento para decirle a Alejandro que es el heredero universal de su gran fortuna porque es su hijo. Antes de que si quiera le pueda preguntar cómo es eso, el hombre muere, dejándolo desesperado. Tratando de aclarar su mente se va a caballo hacia la playa. Allí por casualidad se encuentra con Montserrat.

Como decía al principio hay un montón de incoherencias. Los personajes no cuentan con celulares o la posibilidad de comunicarse por correo electrónico. El personaje de Angelique supuestamente tiene 19 años, el de Sebastián no puede tener muchos más, pues acaba de regresar de la universidad. Eso no lo cree nadie. Menos que Rogelio Guerra, de 77 años, tiene hijos tan jóvenes, y que su hermana es Gabriela Rivero, de 49, a menos claro que todos hayan tenido padres viejos verde. Tampoco que Graciela vaya vestida, supuestamente a la iglesia, como una gran vampiresa.

No me gustó que ya hubiesen puesto a llorar al pobre Sebastián, tampoco que ya haya arrancado con cachetadas, pero lo que sí me parece interesante es la adaptación al siglo XXI, No es un esfuerzo fácil y para ello habrá que hacer muchas concesiones.


Imagen vía Televisa.

Add Comment ¿La vas a ver?
About the author

Alicia Civita lives in Florida, with her Argentinian husband, her two boys, 7 and 10 years old, her two rescued pit bulls, a parrot, and a red bearded lizard. She has lived and written from Caracas, Madrid, Rio de Janeiro, Buenos Aires, and New York, among other cities. Since becoming a mom she has learned to sew, craft, and play videogames. She dreams with hosting a party with all of her Facebook friends.

Read More
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading
CUÉNTAME
Add Comment ¿La vas a ver?


how do you find the next chapter please let me know

1-1 of 1
To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...