Incluso antes de darme cuenta de que era el décimo aniversario de la muerte de Celia Cruz, una de sus canciones me estaba dando vueltas en la cabeza, como la banda sonora de una mañana particularmente difícil: "Ay, no hay que llorar, que la vida es un carnaval y las penas se van cantando", como dice La vida es un carnaval.

No te vayas a pensar que es una de esas coincidencias raras. Lo que pasa es que he sido fanática de la Reina de la salsa desde mi infancia. Mi mamá hasta dice que yo reconocía su música desde la barriga. ¡Una exageración, obvio!. Pero como es imposible no bailar o estar triste oyendo a Celia, tiendo a invocar sus acordes cuando estoy mal. Más en un día como hoy cuando todos recordamos cuanto nos dio y cuanto la extrañamos. 

Advertisement

Lee más ¿Qué más?: La Voz Kids Resumen: ¿Han nacido los herederos de Celia Cruz y Pedro Infante?

Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad -sí ese era su nombre completo- nació en un barrio de clase media baja de la Habana el 1 de octubre de 1925. Su carrera como cantante comenzó cuando era adolescente, llegando a ser la cantante principal de la renombrada orquesta cubana La Sonora Matancera.

Ella y su esposo Pedro Knight, a quien llamaba Cabecita de algodón se mudaron a Estados Unidos después de la Revolución cubana de 1959. Continuó su carrera con éxito, pero no fue hasta los años 70, dentro de La Fania All Stars, que se dio a conocer por todo el mundo.

Antes de que Lady Gaga tuviera a todos preguntándose con qué atuendo aparecería, la gente hacía apuestas sobre con qué peluca saldría Celia al escenario. Que meme de Internet, ni que nada. Cuando alguien gritaba ¡Azúcar! todos sabían, y saben, que tiene que ver con ella. La guarachera del mundo era tan cómica, que en sus últimos años comentaba: "No voy a decir más azúcar para que a la gente no le dé diabetes". La verdad es que no necesitaba ningún truco de mercadeo. Nadie ha sido, ni será más grande que Celia en el mundo de la salsa.


Lee más en ¿Qué más?: 30 éxitos latinos que no deben faltar en una fiesta de gringos

Celia Cruz murió el 16 de julio de 2003 en su casa en  Fort Lee, Nueva Jersey,  después de una batalla con cáncer en el cerebro. Unas 200.00 personas desfilaron frente su urna en su funeral en la Torre de la libertad en Miami. Como todos los años, en su cumpleaños y en el aniversario de su muerte, decenas de personas se han congregado en su mausoleo en el Woodlawn Cementery en Nueva Jersey para celebrar su vida y su legado.

Hacen lo mismo en la Pequeña Habana, en Miami, donde se puede oír su poderosa e inconfundible voz cantando La negra tiene tumbao, bemba colorá y Guantanamera, entre muchos otros éxitos. Quisiera poder estar allí cantando con todo lo que me dé la voz:"Todo aquel que piense que la vida siempre es cruel, tiene que saber que no es así, que tan sólo hay momentos malos y todo pasa...Que la vida es un carnaval. ¡Azúcar, Dear Celia!

Aquí algunas de nuestras canciones favoritas de la reina de la salsa y algunas intepretaciones con  Ricky Martin, Vicente Fernandez, Olga Tañón, Gloria Estefan y Marc Anthony entre muchos otros.

Image vía Fania

Topics: cantantes latinos  musica latina  muertes de famosos