Jenni Rivera no puede descansar en paz ni en su propio funeral

 Minutos antes de que comenzara el funeral público de Jenni Rivera, la familia tuvo que lidiar con la horrorosa noticia de que está siendo demandada por una mujer que durante un concierto en 2009 fue empujada por uno de los guardias de seguridad de La Diva de la Banda.

¡No hay derecho a que esa pobre gente tenga que estar preocupándose por este tipo de problemas en estos momentos! Un juez en Los Ángeles decidió aceptar la nueva demanda contra los herederos de Jenni. 

Advertisement

La señora ya había interpuesto una causa hace varios meses y la cantante demandó a su vez a la empresa encargada de la seguridad del concierto, para cubrir cualquier pérdida. Sin embargo, no pudo esperar unos días más para ajustar la parte legal. ¡Mucha falta de tacto, como mínimo!

Lee más en ¿Qué más?: Restos de Jenni Rivera descansan en un cementerio de Los Ángeles

Mientras tanto, la familia de Jenni llegó media hora antes del inicio de la ceremonia pública en su honor para ocupar su sitial de honor en el Anfiteatro Gibson, de Universal Studios. Todos vestidos de blanco, con excepción de Doña Rosa Saavedra, su madre, y su segunda hija Jackie quien estaban de rojo, el color favorito de la Diva.

Lee más en ¿Qué más?: Esteban Loaiza está invitado al funeral de Jenni Rivera

El show, en el que participan 6.000 personas, se ha confirmado la presencia de astros de la talla de Joan Sebastian, Olga Tañón y Ana Gabriel. Su hermano Pedro Jr. llevará las oraciones y cantarán sus hijas Jackie y Jenicka.

Sus admiradores, que se han abocado a celebrar su música y su legado, de una mujer fuerte que logró sacar a sus cinco hijos adelante sin la ayuda de los hombres  y que triunfó en un género eminentemente masculino. Según cifras de la organización Billboard, que lleva los números de la venta de discos en Estados Unidos, sus tres últimas producciones La Misma Gran Señora, Joyas Prestadas Pop y Joyas Prestadas Banda, han roto récords de ventas.

Imagen vía Splash News

Topics: jenni rivera  jenni rivera muere  joan sebastian