Lo que te perdiste en la segunda semana de MQB

¡Oh no! La Chilindrina podría ser la primera eliminada en la tercera edición de Mira Quién Baila, aunque también podría ser Valentina, quien no pudo hacer sus danzas porque se rompió las costillas en los ensayos. En este segundo show del programa de Univisión hubo de todo: emoción, humor, pasión y hasta lágrimas.

La noche comenzó con la actuación del presentador Fernando Arau, quien se lanzó en una interpretación del baile regional mexicano, que no me dio ni frío, ni calor. Es decir, estuvo bien, pero nada espectacular. La verdad me esperaba más de él tras su desempeño del domingo pasado.

Advertisement

Su baile no pasó de unos cuantos pasos bien aprendidos, pero con mucho caminar y mucho teatro. Los jueces, quien obviamente le tienen cariño, le criticaron la falta de dinamismo.

Henry Santos fue el segundo contendiente en escena, y creo que lo hizo muy bien.  Le tocó el rock'n'roll y los coreógrafos le llevaron a los años 50, en una escena de un típico dinner, con movimientos que me recordaron a Elvis Presley. Los jueces le presionaron, pues es uno de los mejores bailarines de la competencia, pero a mí fue uno de los que más me gustó.

Claro, el entusiasmo en la sala lo ayudó mucho, y es que su presentación fue antecedida por un vídeo con su primo Romeo Santos, quien dijo desearles "mucha suerte a todos, pero sólo voten por Henry".

Para mí, la gran desilusión de la noche fue el baile de Argelia Atilano, quien el domingo pasado se defendió en un difícil tango. Sin embargo, esta vez pareció un pollito descoordinado. Yo no sé quién la puso  a bailar merengue con una mini vestido amarillo fuerte, pero no le hizo ningún favor

Para rematar, la pobre nunca había bailado merengue en su vida y se notó. Las piernas excesivamente abiertas, los brazos dando aspavientos. La alegría de este ritmo tropical cobró matices de desespero. La verdad no me gustó para nada, y me parece que debió ser nominada al final. Ahora, Argelia no se dejó amedrentar por las críticas y lo primero que declaró fue: "Me lo gocé como nunca". ¡Y arriba amiga! Después de todo ¿quién nos quita lo bailado?

Sammy casi quedó hoy en el dueto de los posibles eliminados, pues fue uno de los que debió repetir actuación, pero lo salvó una sobriedad inesperada en sus dos bailes. El primero fue un tango, en el que el peluquero de las estrellas logró verse masculino, una tarea nada fácil. Me encantó como se deslizó en la pista blanca y negra, flanqueado por piezas de ajedrez. Los jueces lo criticaron bastante, pero yo vi un gran esfuerzo, que me alegró que fuera premiado al final.

Además, Sammy fue uno de los que lloró, pues su actuación de la noche fue por su papá, quien le arrullaba de niño con los acordes pasionales de la música argentina. "Esto lo he hecho por él", dijo la estrella, quien confesó que a su papá le costó "aceptarme como un hombre gay, pero después se dio cuenta de que el amor puede con todo y me quiso con toda su alma".

María Antonieta de las Nieves también se enfrentó a una primera vez, con su baile al ritmo de música disco. Explicó que aunque era joven cuando estaba de moda, sus papás eran muy estrictos y nunca la dejaron ir a discotecas. Pues como una campeona se lanzó a la pista de baile haciendo pasos atrevidos y hasta terminó en el suelo con las piernas para arriba.

Me dio cosa, porque se notó que se le olvidaron varios pasos, pero como profesional que es, ni pestañeó y siguió para adelante como si nada. Fue la otra que debió bailar dos veces y le tocó el rock'n'roll, que danzó vestida de una Chilindrina versión lentejuelas. Supongo que esperaba que los jueces fueran más suaves con el querido personaje, pero el tiro le salió por la culata y es ahora podría ser eliminada, aunque francamente me sorprendería muchísimo.

El grupero Bobby Pulido hizo lo impensable. Se sacó las botas de cowboy y bailó descalzo un adagio, que es una pieza romántica, que requiere una mezcla de suavidad con precisión, que lamentablemente se le escapó. Debo confesar que más de una vez temí por la vida de la bailarina que era su pareja, pero todo salió sin mayor consecuencia.

 A mi juicio, la mejor de toda la noche fue la boricua Maripily, quien arrasó con un chachachá. No esperaba nada menos para la única representante de la Isla del Encanto. Sin embargo,  no es que se le haya hecho fácil. Los aplausos del público y las alabanzas de los jueces vinieron de una mezcla de ritmo innato, con mucho trabajo y precisión, que se ve que es producto de esfuerzos en los ensayos.

Alicia Machado también deslumbró con su baile de samba. Aunque les digo que eso de samba no tenía nada. La única referencia a Brasil fueron unos bailarines con pantalones blancos y torsos desnudos tocando una especie de batucada. ¿Quién habrá decidido que los cantantes cantaran en español? Un poco extraño, pero ella estuvo espectacular.

De que Maxi Iglesias es guapo, eso no lo duda nadie, pero también es europeo y eso de menear las caderas no es su fuerte. Su interpretación del ritmo urbano fue con la archiconocida "I'm sexy and you know it", de la banda L.M.F.A.O.

Muy a mi pesar debo decirles chicas que si no lo vieron no se perdieron de mucho. La propia estrella de Broadway y jurado Bianca Marroquí le dijo que parecía haber estado en una clase de aerobics

Lo que no se puede dudar es que fue una noche emocionante, y me muero de la curiosidad por saber quién será la eliminada.

Imagen vía Univision.

 

Topics: chiquinquira delgado  mira quien baila  maripily