Mira Quién Baila 3: estreno lleno de lágrimas y emoción

Pasé  una noche emocionante en los estudios de Univisión, dónde se grabó el primer episodio de la tercera edición de Mira Quién Baila 3, que cerró con  Fernando Arau y Henry Santos  como los mejores de la noche y la presentación de María Antonieta de las Nieves, La Chilindrina, como la concursante sorpresa.

Más allá de los bailes, que estuvieron por lo general muy por encima de los traspiés de un estreno, la velada estuvo llena de emoción y mucha camaradería. Los contendientes ensayaron juntos, se abrazaron y alentaron a menudo, más como los miembros de una familia que estaría contenta con el triunfo de cualquiera, que como rivales por la nada despreciable suma de $150.000 para su organización de caridad favorita.

Advertisement

Chiquinquirá Delgado y Javier Poza, los presentadores, realmente impecables, elegantes y muy profesionales, se las arreglaron para poner en confianza a la decena de nerviosos aprendices de bailarines. El jurado, formado por Lily Estefan "La flaca", la estrella de Broadway Bianca Marroquí y el maestro de la danza Horacio Villalobos, los criticaron con guantes de seda, cuidando de no presionar demasiado. Daddy Yankee, la estrella de la noche, mejor, imposible.

El momento más emocionante de la noche fue cuando los jueces dieron sus opiniones sobre el desempeño de La Chilindrina. Fue inevitable. Todos hemos crecido con ella, incluyendo a los jueces. Tanto Lily como Horacio le proclamaron su admiración, pero fue Bianca quien se vio apretada por las lágrimas, quien contó de un especial encuentro tras una función de un show en Broadway de estas dos grandes de las tablas.

"En el mundo de la televisión, del teatro, se dice que cuando alguien tiene experiencia posee tablas, tú tienes vigas. Entonces logras que se genere la magia de lo que tu coreógrafo te pidió", dijo el usualmente duro Horacio a María Antonieta.

La sesión inaugural encontró a Chiquinquirá enfundada en dos creaciones maravillosas del diseñador venezolano Nicolás Felizola. El primero, una fantasía de plata, que me hizo pensar en un vestido de novia tocada por rayos de luna. El segundo, un traje de noche digno de una princesa, con un color naranja fuerte imposible de ignorar.

La ex Miss Universo Alicia Machado  salió al escenario derrochando sensualidad, aunque no demasiado baile. Los jueces le aplaudieron la actitud y le pidieron más técnica. La actriz no abandonó nunca su actitud juguetona y muy simpática, pero muy profesional. "Mi caridad busca ayudar a las personas que sufren de alzhéimer y sus  familias…es una enfermedad que no sólo afecta a la padecen, sino a toda la familia".

El peluquero de las estrellas Sammy  bailó por la Sociedad Americana del Cáncer, en honor a su mamá que "la perdí en 80 días", explicó. Tengo que reconocer que no tenía muchas expectativas sobre su desempeño, pero Sammy usó su talento histriónico para hacerse dueño de la pista de baile, y aunque no fue el mejor, se ganó el cariño de la audiencia.

Fernando Arau y Henry Santos se robaron el escenario con unos movimientos precisos y deliberados. El español Maxi Iglesias está entrando al mercado latino de Estados Unidos por la puerta grande, pues le fue mejor de lo que hasta él esperaba. Por su parte, el grupero Bobby Pulido arrancó con pie derecho.

La modela y diseñadora Maripily reconoció haber estado nerviosa y los jueces le recomendaron relajarse y hasta sonreír más. Ella misma reconoció que no se había dado cuenta de que estaba seria, pero agradeció las críticas. "Voy a estar pendiente para la próxima vez", afirmó. Argelia Atilano tuvo la mala suerte de que le tocara el Tango de entrada, y los jueces la castigaron, amablemente, pero no fue fácil. Valentina también fue presionada, pero los jueces le auguraron buen futuro.

Aunque los concursantes se quejaban de dolores en músculos que ni sabían que tenían, el ambiente era de gran diversión y mucho compañerismo.

Imagen via Alicia Civita 

¿Qué te pareció el programa de estreno? 

Topics: chiquinquirá  estrellas latinas  mira quien baila