Harry, un príncipe "gozón", pero con la cara en alto (VÍDEO)

Sinceramente, imagino que, si en el mismísimo momento en que decidió quitarse la ropa en Las Vegas para un juego de billar, el príncipe Harry, hubiera sabido todo lo que vendría después, jamás lo hubiera hecho. Y no es para menos. Ayer, cuando el tercero en la línea de sucesión al trono británico reapareció en Londres, en la gala de los premios anuales de la fundación WellChild, que ayuda a niños enfermos y a sus familiares en Gran Bretaña, aún la noticia palpitaba entre bambalinas.

Lo que tal vez hubiera pasado, sin penas ni glorias para un chico normal de su edad, ha sido una verdadera catástrofe a nivel mundial. Personalmente, desde la hecatombe, no hay un día en el que me despierte que no lea algo relacionado a esta historia en los más importantes diarios del mundo.  

Advertisement

El muchacho ha tenido que pasarla bien duro, pues cuentan que ha recibido una ola de reprimendas que van desde su abuela, la reina Isabel II, hasta su padre, el príncipe Carlos. ¿Deberá pedir perdón nuevamente? Recordemos que ya lo hizo en 2005, cuando acudió a una fiesta de disfraces vestido de nazi. Posiblemente el escándalo le sirva para comprender de una vez y por todas que ser de la nobleza conlleva sacrificios (ínfimos comparados con los beneficios).

Lee más en ¿Qué más?: Al Príncipe Harry le esperan unas "nalgadas" de su abuela por andar encuerándose (FOTO Y VÍDEO)

¿Hasta cuándo durará el culebrón? Decididamente hasta que otra noticia desbanque la desnudez del patito feo de la realeza británica. Podría ser el embarazo de la tan adorada Catalina, la duquesa de Cambridge. Entonces, Harry quedará libre y, si no escarmentó con esta, podrá regresar a Las Vegas para otro partidito de billar.  Claro, siempre y cuando esté seguro de cerrar bien las ventanas, apagar la luz y dejarse acompañar solo por los de más confianza.  ¡Ay, la nobleza!

Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía Getty Images