La primera vez que escuché a Chavela Vargas cantar no me gustó nada. Hasta la sentí desafinada. Con la segunda canción, su voz carrasposa y arrastrada desde las entrañas se me empezó a meter en el cuerpo. Con la séptima canción ya estaba llorando. Moqueba sin otro motivo que no fuera el de los sentimientos tocados por la sensibilidad arrolladora de aquella voz ominipresente. Con la décima canción, ya sabía que no importaba si no la escuchaba más nunca: me había embrujado con su magia de chamana y me había convertido en una de sus feligreses. Desde hace varios días cuando empezaron a hablar de la gravedad de su cuerpo quebrantado por la enfermedad y por los 93 años que pesaban sobre su osamenta, pensé: "te toca volar Chavela" y voló.

Se murió en Cuernavaca, México, país que la adoptó, la forjó y se la regaló al mundo después de haber dejado su odiada Costa Rica natal a los 17 años."Me volví a Costa Rica. Y a los siete meses, unas navidades, decidí volver a México. Qué país Costa Rica. Yo pondría allí a todos los suicidas del mundo. Les pondría allí un departamento. Sería un buen negocio una tienda de ataúdes", le declaró la inmortal artista al diario El País en una entrevista que les concedió en el 2009.

Para quienes no la conocen, Chavela Vargas fue una mujer tan aguerrida como su voz, alrededor de quien se forjó una leyenda negra que no admitió, ni dismintió. Era una gran amiga de Diego Rivera, de Frida Khalo y de José Alfredo Jiménez, entre otros.  Dicen que sus años mozos manejaba con tanta destreza el gatillo como la guitarra y, Carlos Monsiváis dijo que hablarle a Chavela de "usted" era como hablarse de usted a uno mismo, porque ella era parte de todos nosotros –inclusive de quienes no la conocían-.

 Esta mujer menuda de tamaño e inmensa de talento y corazón decía que: "la maravilla de mi vida es que yo nunca me he sentido importante. Yo voy por la vida como un oficio". Y en esa andanza que fue su existencia conquistó públicos a nivel mundial. Fue homenajeada por países, presidentes y academias de música, pero no se encandiló por la fama. Se reía de ella tanto como de la iglesia católica.  "Yo no creo en los curas. ¿Te imaginas yo con un cura? El día que me fue a ver uno yo le dije: '¿Cómo le tengo que llamar, padrecito o padrezote?'. Y otra vez, estando en el hospital, me fue a ver uno y le dije que yo era budista para que me dejara en paz. Me encanta divertirme. Con la gente, pero sin ofenderla", declaró a El País.

Era tanto lo que le gustaba divertirse que ya en silla de ruedas, se fue de farra con su gran amigo Pedro Almodóvar. Fue la última vez que pisó una cantina. Total ya no necesitaba más tequila. Se lo había tomado todo cuando quiso hacerlo. Al igual que con la vida misma. Chavela Vargas hizo lo que le dio la gana, hasta no dejarse vencer ni por la edad  ni por las enfermedades, porque a pesar de que ya era demasiado seguir batallando contra el reloj,  hasta el último momento nadie debía fijarse de esa imagen de ancianita en silla de ruedas. Bajo sus lentes y su sonrisa plácida, seguía siendo la indomable Chavela Vargas a quien hoy le decimos que nos seguiremos encontrando en la eternidad de su música porque jamás le daremos permiso de morirse.

  Si nunca has escuchado alguna de sus canciones, aquí te la dejamos con todo su sentimiento:

En una escena de Frida con Salma Hayek:

"En un rincón del alma":

Imagen vía AP

About the author

Vicglamar is a journalist by profession, though she spent a couple of years studying pre-med before changing her major to communications. She has worked at the most prestigious newspapers in Venezuela. She had her first child when she moved to United States almost seven years ago and now has two boys affectionately nicknamed Trueno (thunder) and Relámpago (lighting).

Read More
Filed Under: array
LIKE WHAT YOU JUST READ?
Click LIKE below to find other posts like this one!
Keep Reading

regal...

Se me hace una señora , bien fuerte ,pero su musica no me gusta ,no es mi tipo de musica

1-1 of 1
To leave a comment on this story, please log in with:
  • Facebook
  • MamásLatinas
  • Comment as a Guest
you are logged in as (logout)
Submitting comment, please wait...