Rashel Díaz: una bella mamá latina a cargo de la alfombra roja de Billboard

Rashel Díaz, no puede quedarse en la cama cinco minuticos más, porque si lo hiciera no llegaría a tiempo para despertar a la audiencia que lleva varios años siguiéndola en Levántate (Telemundo). "Sí, me levanto todos los días a las cuatro de la mañana. A pesar del madrugonazo me encanta ese horario", dispara con su acostumbrada simpatía la talentosa cubana, a quien esta noche veremos animando una vez más la alfombra roja de los Premios Billboard, junto a su colega, la no menos guapa y talentosa Mónica Noguera.

Advertisement

Afortunadamente entre ambas animadoras existe una excelente química  y, a pesar de que conducir la alfombra roja de un evento de esta magnitud es crucial, porque tienen en sus manos calentar los motores para lo que será la premiación en sí misma, hasta ahora han salido súper bien libradas de la encomienda. Al punto que los televidentes nunca se han dado cuenta de la corredera que hay detrás de la imagen perfecta de estas dos bellas mujeres frente a la cámara.

Lee más en ¿Qué más?: ¿Qué dicen los famosos por Twitter antes de los Premios Billboard?

Sin ir muy lejos, en medio de un ataque de risas, la cubana recuerda la vez que un señor, que nadie sabe de dónde salió, llegó hasta dónde ellas estaban, reclamando que lo habían olvidado como músico, a pesar de haberse ganado un Gammy. Rashel  rememora cómo el hombre iba subiendo el tono, se iba emocionando y mostraba su megafóno dorado – con el cual ha podido golpear a cualquiera de las conductoras-. "Casi le tapé la boca. Tratábamos de explicarle que no eran los Grammy, sino los Billboard. Tuvimos que lidiar con la situación hasta que vino seguridad a sacarlo". Al igual que el año en que casi muestra sus atributos  más allá de lo deseado. Llevaba puesto un vestido, cuya falda la componían un sinnúmero de pañuelos que empezaron a despegarse en plena alfombra roja. Durante los comerciales la productora venía corriendo y se los pegaba con cinta adhesiva. Pero afortunadamente, nadie lo notó y colorín, colorado, en la pantalla chica siempre la hemos visto impecable.

Pero para ver esa imagen casi perfecta, Rashel debe pasa por el dolor de cabeza de escoger el vestuario. "Sí, lo confieso. Me causa gran estrés. A mí me gusta estar cómoda. Pero uno también debe lucir elegante, glamorosa. Así que es difícil llegar a un acuerdo entre lo que quieres, lo que les gusta a los productores. Pero, creo  -por lo menos quiero pensar- que hasta ahora hemos salido bien librados", dice la conductora quien nos confesó que una de las opciones que podría lucir este año son unos diseños de Amparo Chordá, pero ya veremos. Además del vestuario, tanto ella como Mónica deben aprenderse las categorías, quién tiene más o menos nominaciones, quiénes se presentarán en la noche y hasta los chismes que estén rodeando el mundo del espectáculo en el momento. ¿Sonó agotador, verdad?

Pero Rashel Díaz tiene un rol que es aún más demandante que el de conducir Levántate o la alfombra roja de los Billboard: su papel de mamá. Aunque se derrite por sus hijos, a quienes dedica casi todo su tiempo libre fuera de los estudios de televisión.

"Cuando termino de trabajar me convierto en 'Mamá Taxi'. Busco a mis hijos en la escuela. Estoy pendiente de sus actividades. Es otro trabajo a tiempo completo", comenta esta mujer, quien a pesar de ser uno de los rostros más conocidos de la televisión hispana, es una mamá latina, tan dedicada a sus hijos como cualquiera. De hecho, al igual que toda mujer que sea profesional y ama de casa se debate entre la calidad y la cantidad de tiempo que dedica a su familia. "Debe haber un balance", asegura sin titubear. "Mucha gente dice que a los niños hay que darles calidad ante todo. Eso es mentira. Si deseas conocer a tu hijo, compartir sus gustos, entender su forma de pensar y ganarse su amistad y su confianza no puedes hacerlo en cinco minutos al día o a toda carrera. Eso require tiempo y dedicación. De igual manera que puedes pasar 24 horas al día pegada a tus hijos y no los conoces. Así que creo que uno debe balancear la calidad y la cantidad. Una de las cosas a las que presto mayor atención es a que mis hijos me tengan confianza. Que sientan que mamá es mamá; es decir, la que manda, pero con mucho amor. Me gusta que sientan también que mamá es una persona en la que pueden confiar, a quien le pueden decir cualquier cosa. Para mí es muy importante la confianza en cualquier relación afectiva".       

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!


Image vía Media Connection

Topics: array