Gilberto Santa Rosa le pone salsa a Nueva York

Todos los niños sueñan con lo que serán cuando crezcan: médicos, ingenieros, bomberos, policías, artistas. A muchos se les van desdibujando esas ilusiones a medida que crecen. Otros siguen caminando con pasos firmes para alcanzar esas metas, como le pasó a Gilberto Santa Rosa, quien sabía desde que era un chiquillo que lo quería era cantar, es más anhelaba formar parte de una de las orquestas más emblemáticas de su tierra: el Gran Combo de Puerto Rico. "A veces hasta se me enfriaba el almuerzo y mi mamá me daba cada regaño que ni te imaginas. Así como uno ve a los muchachitos enrollándose una capa en el cuello con ganas de ser Superman, yo agarraba un cepillo con ganas de ser el Gran Combo. Mi sueño era ser cantante", comentó el Caballero de la salsa durante una entrevista que sostuvo con People En Español.

Advertisement

Y el gusto por cantar no lo ha perdido en más de tres décadas que lleva frente a los micrófonos . Su voz ha servido de bandera para grandes romances y grandes despechos. Además de haberlo consagrado como uno de los grandes de la música tropical. Se ha ganado cuánto premio existe en la industria de la música y el público se alborota y se desborda cada vez que lo ve, tal y como seguramente ocurrirá este sábado 14 de abril cuando se presente en el Lehman Center for the Perfoming Arts, ubicado en El Bronx.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Hay decenas de razones por las cuales iría a éste y a todos los conciertos de "Gilbertito" , pero aquí te dejo las principales para ver si las compartes conmigo:

1) Gilberto tiene canciones que estoy escuchando desde que era una niña. Mis padres bailaban su música y yo crecí escuchándolo, hasta que me hice su fanática.

2) Sus temas me han acompañado en los momentos en los que más enamorada he eestado en la vida y también me sirvió para decirle adiós y que te vaya bien a más de uno.

3) La voz de Gilberto es parte de nosotros los latinos. Apenas uno lo escucha en la radio sabe que ése es Gilbertito.

4) En vivo suena tan bien o mejor que en los discos.

5) Sigue teniendo la misma tesitura de siempre, sigue emocionando al público, haciéndolo reír con sus comentarios ocurrentes, haciéndolo llorar, por ponerlo melancólico y haciéndolo bailar, con su sabor inconfundible.

Es más aquí te dejo un videíto  del concierto que ofreció junto a Rubén Blades en el Lehman Center para que lo disfrutes:

Imagen vía Getty Images