El único que puede ayudar a Ozzie Guillén es el Chavo del Ocho

Si hay unos zapatos que no quisiera estar calzando hoy son los de mi compatriota Oswaldo "Ozzie" Guillén. Soy capaz de apostar  que el veterano pelotero debe ser hoy tan apreciado como la bruja de Blancanieves. Es más, si una mamá tiene problemas para que su hijo coma, seguro que le está diciendo: "hijito, come que sino llamo a Ozzie Guillén". De hecho, basta con pasearse por algunos portales de noticias venezolanos o por las redes sociales para darnos cuenta que hasta los chavistas lo quieren degollar.

Advertisement

Hay una lluvia de mensajes ofensivos hacia su otrora ídolo deportivo, porque la mayoría dice que Guillén se arrodilló ante "la cubanera" de Miami o que se "tragó sus palabras ante el Imperio". Me resulta increíble que  por primera vez el pelotero esté pagando las consecuencias de lo que suelta por su bocota. Guillén siempre ha sido lo que se conoce en Venezuela como "bocón", "lengua suelta" o "boca floja" o lo que llamarían los cubanos y boricuas un "morón" .

Lee más en ¿Qué más?: A Ozzie Guillén: "Cállate, cállate… que me desesperas" (VÍDEO)

No es la primera vez que el consagrado atleta mete la patota con algún comentario.  Y aquí comienzo con mi letanía de "no es la primera vez", tal y como se tratara del estribillo de una canción o de algún salmo responsorial. No es la primera vez que alaba a Fidel Castro, ni tampoco es primera vez que ofrece disculpas por sus declaraciones. De acuerdo a el portal NBC, ya había dicho algo similar del mandatario cubano en el  pasado. En una entrevista realizada en el 2008 con el periodista Rick Telander, Guillén disparó que Castro era la persona más dura que había conocido. "Es un toro, es un dictador, todo el mundo está en contra de él y sigue sobreviviendo. No admiro su filosofía, lo admiro a él".
Lo que pasa es que Guillén siempre sale bien librado cada vez que abre su boquita, pero tocó sensibilidades sacrosantas como la figura de Castro, ahora que vive en Florida, como quien dice nombró la soga en la casa del ahorcado. Ahora, tampoco era para que lo suspendieran 5 juegos o que tomen represalías contra él. Su manejo como líder de un equipo deportivo, nada tiene que ver con su posición política. Cuando los Marlins contrataron a Oswaldo Guillén sabían que la polémica venía en combo y que sus comentarios desatinados no se harían esperar. También conocían su capacidad para ganar una Serie Mundial y  su condición imbatible como cabeza de un equipo minado de talento latino,  con el cual estrenaría un estadio situado nada más y nada menos que en Miami, tierra santa de los exiliados cubanos.

Sin embargo, todo eso palidece en este momento que el  talento de Guillén camina por la cuerda floja por no haber aprendido a tiempo que "calladito se ve más bonito".

Aquí, te traigo algunas frases del pelotero que también han demostrado su tino verbal y que fueron recopiladas por el portal de Univisión. Así que disfruta las "guillenadas de Guillén".

Frases célebres de Oswaldo Gullén:

"Mi madre es la directora de un colegio. Mi hermano es un ingeniero. Una de mis hermanas menores es doctora. Otra es maestra. Cuando vienes de ese tipo de familia y solamente llegas al octavo grado, es extraño e incómodo. Pero yo gano más dinero."

"Yo no me rindo [de un trabajo]. Cuando quiero renunciar hago muchas cosas estúpidas y me aseguro de que me boten para que me paguen".

 "Yo soy el Charlie Sheen de béisbol, sin las drogas y prostitutas".

"En los 80 y 90 la gente ganó mucho dinero y construyó casas. La primera cosa que ponían en sus casas era un gimnasio, la primera cosa que yo le puse [a la mía] fue un bar. La segunda cosa que le construí fue otro bar".

"Yo le digo a mis hijos que cuiden con quién tienen sexo. Escojan a la mujer adecuada, porque el niño va a ser un Guillén por el resto de su vida".

Esto sin contar que llamó "flojos" a los estadounidenses y que tildó a alguien de gay, de una manera despectiva. En fin, vamos a ver si esta vez se lava la boca con jabón y aprende que en boca cerrada no entran moscas, porque la gracia no se va a arreglar tan fácil. Es más, el único que podría ayudar a Guillén en este momento es el Chavo del 8. ¿Por qué? Porque el chavito es el único, que tiene tres frases "magistrales" que le podrían salvar el pellejo. A los dueños de los Marlins y a sus colegas, les puede decir: "se me chispoteó".  Al público en general y en especial a los cubanos anticastristas, debería convencerlos de que: "fue sin querer queriendo" y a los chavistas que lo acusan de traidor, pues ya saben  "es que no me tienen paciencia"…

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía ESPN