Part of Wild Sky Media | Family & Parenting

news & entertainment

Maná, los Tigres del Norte y Dudamel también ganaron un Grammy

Maná, Pepe Aguilar, Los Tigres del Norte, el director Gustavo Dudamel y el fallecido Israel López “Cachao” ganaron anoche los codiciados premios Grammy, pero estuvieron ausentes de una agridulce ceremonia en la que se recordaron a las estrellas que perdimos este año.

La desaparición más dolorosa, por su puesto, fue la Whitney Houston, quien falleció en la víspera del espectáculo. Pero también se homenajeó a la cantante Etta Jones, cuyo estilo inspiró varios estilos musicales, entre ellos el blues, el rock and roll, el jazz y el góspel. ¡Vaya influencia!

Lee más en ¿Qué más?: Whitney 'we always love you' y también querremos a Facundo Cabral y al Joe Arroyo

Advertisement

La ausencia de Houston fue paradójicamente una de las presencias más sentidas de la ceremonia, con constantes menciones, que comenzaron con un llamado a una oración por parte del anfitrión de la ceremonia L.L. Cool J. Fue conmovedor ver a artistas tan controversiales como Lady Gaga cerrar los ojos, bajar la cabeza y rezar por la estrella, quien murió a los 48 años el sábado por causas aun desconocidas.

Jennifer Hudson fue la encargada de rendir tributo a Houston y, aunque su voz es maravillosa, hizo a mi juicio lamentar aún más la desaparición de esta artista, quien pasó muchos años en las garras de una adicción a las drogas y el alcohol.

La gran diva de la noche, sin embargo, fue Adele, quien no sólo arrasó con los premios, si no que fue el acto más inolvidable de la noche. Con su piel de porcelana, sus curvas de mujer y su voz de ángel, esta chica británica demostró cómo el verdadero talento no necesita ninguno de los adornos y distracciones que tan a menudo acompañan a los cantantes y músicos de hoy en día. Adele, tan auténtica que cuando aceptó el Grammy a mejor álbum hasta reconoció que tenía mocos. ¡Como no quererla!

Lee más en ¿Qué más?: The best (and worst) moments of the 2012 Grammys

Me sorprendió la gran cantidad de actos llenos de nostalgia. Maroon 5, Foster for the People y The Beach Boys compartieron el escenario. Rihana parecía estar inspirada en Tina Turner y Bruno Mars me recordó James Brown. Ahora, los veteranos Bruce Springsteen y Paul McCartney, acompañados de David Grohl (de los Foo Fighters) cerraron con broche de oro la ceremonia, haciendo magia musical una descarga de guitarras eléctricas maravillosas. Hay pocas cosas que disfruto más que ver a músicos divirtiéndose con sus instrumentos, desconectándose de la audiencia. Taylor Swift se ganó una ovación de pie, la presentación de Nicki Minaj dejó a todos un poco conmocionados, incluso a las miles de personas que comentaban la ceremonia por las redes sociales.

Los únicos de los nuestros presentes, fueron Marc Anthony y un latino que no tiene nada que ver con la música, Víctor Cruz, jugador de fútbol americano de los Giants, quien apareció a presentar uno de los premios. Me sorprendió, sin embargo, que cuando le pidieron que enseñara sus pasos de salsa en el escenario, el boricua Cruz debió hacerlo sin música. ¡En los Grammys!, ¿No?.

Maná se impuso sobre Calle 13, máximo triunfador de los Latin Grammy, en el apartado de mejor álbum de pop, rock o música urbana con "Drama y luz". Pepe Aguilar, en tanto, ganó en el rubro de mejor álbum regional mexicano o tejano por "Bicentenario", mientras que Los Tigres del Norte se llevaron el honor al mejor álbum de banda o música norteña por "Los Tigres del Norte and Friends". El Grammy al mejor álbum tropical fue para el extinto Cachao por "The Last Mambo".

"Mi familia sigue brincando ! :-)", escribió Aguilar en la red social de microblogueo Twitter. "Más que para mí este premio es para la música de México. ¡Viva el Mariachi!".

Lee más en ¿Qué más?: ¿Qué tenemos en común los latinos, Beethoven, Elmo y el Iphone?

En el apartado de música clásica se impusieron dos músicos latinoamericanos: el venezolano  Gustavo Dudamel y la orquestra que dirige, la Sinfónica de Los Ángeles, ganaron mejor interpretación orquestal con "Brahms: Sinfonía No. 4"; mientras que el costarricense Giancarlo Guerrero, director de la Orquesta Sinfónica de Nashville, ganó junto a Christopher Lamb mejor solo instrumental por "Schwantner: Concerto for Percusion & Orchestra".

Imagen vía Casa de America, calvinfleming, krudo./flickr