No quisiera ser Christina Aguilera en 'The Voice'

No quiero ser Christina Aguilera y no lo digo por los súper tacones que tiene que usar, ni por las libras que ha subido, ni por haber olvidado el himno nacional durante la pasada edición del Super Bowl, ni tampoco por nada relacionado con su vida personal. ¡Así que no seas mal pensada! No quiero ser Christina Aguilera porque no podría juzgar el talento ajeno, tal y como le toca hacerlo a ella en la segunda temporada de The Voice (NBC)

Creo que una de las últimas profesiones que hubiese podido ejercer sería el derecho, sobre todo si me tocara juzgar qué está bien o mal. Quizás hay temas en los que obviamente puedes decir que algo es bueno o malo, pero eso de decidir cuán talentoso es alguien sería una tarea titánica para la que definitivamente no estoy capacitada, sobre todo porque creo que todo el mundo tiene una habilidad especial.

Advertisement

En el capítulo que se transmitió ayer inmediatamente después del Super Bowl —el primero de la segunda temporada deThe Voice, donde Christina Aguilera, funge de jueza junto a  Cee Lo Green, Blake Shelton y  Adam Levine— vimos a varios partcipantes con sus voces y sus historias tratando de conquistar la atención de los cuatro expertos. 

Dos participantes, en particular me llamaron la atención: Jesse Campbell y un joven llamado Daniel Rosas. El primero de ellos calificó y escogió como mentora a Christina Aguilera. Además de su espectacular voz, Jesse Campbell narró la historia de su vida. Contó lo difícil que es ser un papá soltero y cómo durante una época tuvo que vivir junto a su pequeña dentro de su carro porque básicamente no tenía ni siquiera para pagar una habitación. Su sueño de ser cantante lo hizo lanzar un cable a tierra. Gracias a los contratos para cantar en bodas y en otro tipo de eventos sociales ha podido poco a poco salir adelante, hasta que apareció esta oportunidad en el conocido programa televisivo, la cual seguramente se convierta en su pasaporte a la popularidad.

Escucha a Jesse Campell interpretando "A Song for you":

El otro participante que me conmovió fue el joven Daniel Rosas, quien fue descalificado. Sentí la angustia y desesperación de este muchacho a quien ninguno de los cuatro jueces se voltearon a ver. Tras bastidores, unas personas que supongo eran su familia, también dejaban ver su notable preocupación (eso sin hablar del mismo Daniel, quien estaba a punto de llorar). 

Lee más en ¿Qué más?: Christina Aguilera Wows us "At Last" (VIDEO)

Mientras lo veía, con sus ojos llenos de lágrimas y su voz entrecortada, pensaba. ¡Oh, Dios, pobre muchacho! Quién sabe cuánto esfuerzo tuvo que hacer para llegar hasta allí, quién sabe qué sacrificios habrá hecho en la vida porque desea ser cantante. Cuando a Christina Aguilera, le tocó darle la cara y decirle que el hecho de que ellos no lo estuvieran escogiendo no significaba que él no fuese un excelente intérprete, volví a decir ¡oh, Dios! (Esta vez pensando también en ella, en cómo será rechazar a alguien, en cómo será tener en nuestras manos la inmensa responsabilidad de marcar la carrera de alguien tan sólo con un espaldarazo o un puntapié).

Como soy imaginativa, inventé en mi mente una película donde el rechazo de los jueces de The Voice, le da aún más fuerzas a Daniel y sale a comerse el mundo con su canto. En unos años se encuentran él y Christina Aguilera compitiendo por un Grammy o como jueces del mismo programa. No es cursilería, la verdad es que me gustan las historias con finales felices y deseo que la carrera de este muchacho sea una de éstas.

¿Te sentirías capacitada para ser jueza en una competencia de talento?

Imagen vía NBC