Al parecer Demi Moore tiene algo más que cansancio…

Se dio a conocer la grabación hecha al servicio de emergencia 911, donde una mujer explicaba en tono deseperado que la actriz Demi Moore había “fumado algo” y estaba convulsionando. “Fumó algo. No fue marihuana, pero es algo parecido. Es algo similar al incienso”.

La mujer detallaba al operador que la actriz temblaba, convulsionaba y respiraba con dificultad. Otra voz femenina, tomó el teléfono  y añadió que estaba poniendo agua fría en en el cuello de la actriz porque parecía estar hirviendo.

Advertisement

En medio de la llamada, las mujeres se refirieron a alguien que estaba en la habitación junto a la actriz, a quien llamaron “Ru”,que de acuerdo a People, podría tratarse de Rummer Willis, hija de Demi Moore.

Minutos más tarde, los paramédicos arribaron a la casa de la actriz, quien fue trasladada al hospital, donde de acuerdo a su representante está siendo tratada por agotamiento. De hecho, una vez que se dio a conocer la condición de salud de la actriz de 49 años, su representante envió un comunicado a los medios en el que podía leerse:"Debido a las tensiones de su vida en este momento, Demi ha elegido buscar ayuda profesional para tratar su agotamiento y mejorar su salud en general. Tiene ganas de sentirse mejor y agradece el apoyo de su familia y amigos".

Después enterarnos de la última actualización del cómo sucedieron las cosas en la casa de Demi Moore, la fatídica noche en fue llevada al hospital, surgen tres preguntas que quisiera que me ayudarán a responder ¿por qué se hizo pública esta grabación?, ¿conocer el contenido de la misma cambia en algo la situación de la ojiverde? La verdad, creo que no. Me parece que esta información apunta más al cotilleo y al morbo. Sin embargo, entiendo que a muchos les gusta el chisme.

También se dio a conocer que la llamada fue editada para proteger la privacidad de la actriz. La oficina del consejero legal de la ciudad de Los Ángeles recibió la grabación de esta llamada y recomendó a las autoridades, que harían pública dicha grabación, que ciertos extractos fueran borrados para cumplir con las leyes federales de privacidad.

Ahora sí, la tercera pregunta o más bien reflexión es, y, aquí entro yo en las murmuraciones también, si la persona a quien llamaban “Ru” es su hija Rummer, de 23 años, la verdad como madre por un lado me alegro que en un momento tan triste como éste, la actriz  estuviera acompañada de su hija. Pero, por otro lado, qué triste que un hijo tenga que ver a una madre en una situación de este tipo.

No soy quien para juzgar los actos de Demi Moore, ni los de nadie. No es mi estilo, ni voy a adoptar posturas moralistas de ningún tipo, pero si pienso y reflexiono en voz alta sobre lo cuidadosas que debemos ser las madres con nuestros actos. Nuestros hijos, sin importar la edad que tengan, son nuestros espejos y que bueno sería que la imagen que se refleje siempre en ellos sea nítida y transparente.  

 Imagen vía Getty Images