mujer sonriendo
iStock

La mayoría hemos escuchado hablar sobre el colágeno: Sus beneficios, los diversos tratamientos estéticos y lo bien que le hace a nuestra piel. Pero, ¿qué es realmente esta sustancia, dónde se genera y cómo podemos estimular su producción? El colágeno es una proteína estructural que se encuentra, de manera natural, en los tejidos conectivos del cuerpo, principalmente en los huesos, los músculos, la piel y los tendones. Su función es la de darle elasticidad y resistencia a los tejidos del organismo, sin embargo, con el paso del tiempo, la producción de colágeno comienza a disminuir, provocando dolor en las articulaciones, pérdida de densidad ósea y la aparición de arrugas en la piel.

Más en MamásLatinas: 8 Maneras de sentirte como una reina cada vez que te ves al espejo

De acuerdo a la Dra. Maribel Pedrozo, especialista en cuidado facial de Biobell Oriental MedSpa en Miami, la producción de colágeno "comienza a disminuir de forma natural y lentamente a partir de los 25 años, y ya a los 40 años, solo se produce la mitad del colágeno".

A pesar de que este proceso es inevitable,  algunos estudios aseguran que es posible estimular la producción de colágeno a través de nuestra alimentación, mediante la ingesta de ciertos suplementos o por medio de tratamientos estéticos. Aunque aún no hay resultados concluyentes sobre la efectividad de estas prácticas, aquí te explicamos cuáles son las más comunes, asociadas a la estimulación de la producción de colágeno.

Consume alimentos ricos en vitamina C y zinc. 1

Consume alimentos ricos en vitamina C y zinc.

istock

Según un reporte de Cleveland Clinic, la ingesta de alimentos ricos en proteína como la carne de res, el pollo, el pescado, los frijoles, los huevos y los productos lácteos, estimulan la producción natural de colágeno. Además, la vitamina C y el zinc, también ayudan en este proceso. Las frutas cítricas y los vegetales como el brócoli, los pimientos rojos, los tomates, las hojas verde oscuro (espinacas, berros, acelgas) y las hierbas como la albahaca o el perejil, son una excelente fuente de vitamina C. El zinc se encuentra en alimentos como las ostras, los frutos secos, los cereales integrales y el chocolate negro.

Advertisement

¿El caldo de hueso es fuente de colágeno? 2

¿El caldo de hueso es fuente de colágeno?

istock

El boom que ha experimentado la ingesta de caldo de hueso, se debe a sus supuestas propiedades para incrementar la producción de colágeno. Algunos expertos en nutrición recomiendan beber el caldo de res, pollo o pescado para obtener los beneficios del colágeno de procedencia animal. Sin embargo, existen estudios que han puesto en duda esta práctica y aseguran que es “poco probable que la ingesta de caldo de hueso provea concentraciones confiables de precursores de colágeno”. Sin embargo, estas investigaciones sostienen que ciertos suplementos han demostrado una mayor efectividad para elevar dichos niveles.

Advertisement

Los suplementos alimenticios son clave. 3

Los suplementos alimenticios son clave.

istock

Existe una gran variedad de suplementos de colágeno que se comercializan en polvo, líquido, cápsulas, ¡y hasta en forma de gominolas! Entre estas opciones, es común encontrar el término “colágeno hidrolizado”, que no es más que colágeno sintetizado en pequeños trozos (polipéptidos), para que pueda ser absorbido mejor por el intestino. Aunque científicamente se han encontrado 28 tipos de colágeno, la mayoría de los suplementos contienen del tipo I (proviene de la piel, tendones, escamas y huesos de res, pollo, pescado o cerdo), del tipo II (proviene de los cartílagos) y del tipo III (proviene de huesos, tendones, cartílagos y tejidos conectivos de res, pollo, cerdo o pescado).

¿Qué tipo de suplementos elegir? 4

¿Qué tipo de suplementos elegir?

istock

Todo depende del área a tratar. Por ejemplo, el colágeno del tipo I y 3 actúa en la piel, los músculos, los huesos, el cabello y las uñas. Mientras que el del tipo 2 beneficia al cartílago y las articulaciones. Además se recomienda buscar aquellos que estén certificados como orgánicos (para el colágeno proveniente de aves de corral) o que cuenten con la certificación grass fed (para el proveniente de los bovinos). Asimismo, es importante consultar con un médico de cabecera antes de usar cualquier suplemento, pues podrían estar contraindicados para personas con ciertas afecciones médicas.

Advertisement

También existen tratamientos estéticos para aumentar el colágeno. 5

También existen tratamientos estéticos para aumentar el colágeno.

istock

Existen muchos tratamientos para mejorar el aspecto de la piel. El más popular es el microneedling, o la terapia de inducción de colágeno. "Se estimula la producción del colágeno mediante heridas controladas. La respuesta biológica natural de sanación es que varias células, incluidos los fibroblastos, migran a donde se localiza la herida. Estos nuevos fibroblastos se convierten en colágeno y se integran con las fibras de colágeno existentes en la piel, para formar una nueva capa de colágeno", explica Craig Perman, fundador de Manhattan Aesthetics, donde se aplica un revolucionario método llamado Vivace RF, el cual penetra en áreas más profundas de la piel, mediante agujas que emiten calor y producen más colágeno y elastina.

Advertisement

¿Qué más podemos hacer? 6

¿Qué más podemos hacer?

istock

Recuerda que el colágeno se encuentra en nuestro organismo de manera natural, así que lo mejor que podemos hacer es cuidar nuestros hábitos para estimular su producción. La Dra. Maribel Pedrozo nos aconseja en este sentido, "decir no a la exposición excesiva del sol, el cigarro, el estrés, la falta de sueño, la deshidratación y la mala alimentación", ya que se ha comprobado que estos factores repercuten en la producción de colágeno. Asimismo aconseja, "Cuidar nuestra piel con una buena rutina de belleza (lavar nuestro rostro con agua fría, usar hielo en el rostro, aplicar mascarillas caseras) y acudir periódicamente a un tratamiento facial".