Tener las mejillas rosadas es signo de juventud y buena salud, y yo personalmente agradezco profundamente la invención del rubor, sobre todo durante el invierno cuando mi piel parece la de un fantasma. Sin embargo debo aceptar que en mis primeros ensayos con el maquillaje cometía más de un error al aplicarme el rubor. Aquí te cuento algunos de los más comunes.

Lee más en ¿Qué más?: Consejos para que tu rubor luzca como el de Jennifer López

Imagen vía Corbis

Usar cualquier brocha 1

Usar cualquier brocha

Imagen vía Corbis

Los maquilladores profesionales no tienen distintas brochas porque quieran hacerse los importantes. La verdad es que el ángulo de cada una de ellas cumple su función. Las bochas de rubor son más anchas que las normales, en forma de cúpula y redondeadas, lo que facilita que tomes la cantidad adecuada de rubor y se ajusta a la forma de las mejillas.

Advertisement

Exagerar con la cantidad 2

Exagerar con la cantidad

Imagen vía Corbis

A menos de que vayas a salir en televisión o tengas una pasarela de modelaje planeada, el maquillaje debe servir para corregir pequeñas imperfecciones y resaltar tus rasgos natural. Exagerar en la cantidad de aplicación del rubor sólo hará que te veas como un payaso.

Advertisement

Ponerlo donde no es 3

Ponerlo donde no es

Imagen vía Corbis

El rubor de aplica en los pómulos de tu rostro. Para ubicar la zona correcta basta con que sonrías, el rubor va donde se forma los cojincitos en tus mejillas. Acá te compartimos un tutorial para que aprendas a aplicar como toda una profesional.

No tener en cuenta la forma de tu rostro 4

No tener en cuenta la forma de tu rostro

Imagen vía Corbis

Así como no todas nosotras usamos la misma talla, ni nos queda bien la misma blusa, aplicar el rubor no es lo mismo para todos los tipos de rostro. Esta plantilla te ayudará a determinar cómo eres aplicarlo en tu cara.

Advertisement

Elegir el color incorrecto 5

Elegir el color incorrecto

Imagen vía Corbis

Por supuesto puedes experimentar, ¡es lo divertido del maquillaje! Pero como regla general si tienes la piel morena opta por un tono fucsia, si tienes una tonalidad media de piel escoge un beige, las pieles negras se llevan muy bien con el tono mandarina, mientras que las pieles blancas funcionan mejor con los tonos risas. Si tu piel es demasiado pálida aplica un tono cálido de rubor como el durazno.

No difuminar bien 6

No difuminar bien

Imagen vía Corbis

Este error es tan mortal como aplicar demasiado, la idea es que el rubor se vea natural, por lo mismo quieres difuminarlo lo mejor posible con el resto de tu maquillaje.

Advertisement

No tener buena luz 7

No tener buena luz

Imagen vía Corbis

No tener buena iluminación a la hora de aplicar tu maquillaje resultará en que te pongas demasiado o no lo suficiente. Si puedes hacerlo, invierte en un espejo para maquillaje, te servirá para toda tu rutina de maquillaje.

Usar tonos fuertes de día 8

Usar tonos fuertes de día

Imagen vía Corbis

La luz del sol es tu mejor iluminador. Para que no parezcas un “payaso” opta por tonos tenues y naturales durante el día y deja los más intensos para la noche cuando haya menos luz.