Los cambios drásticos de temperatura como la llegada del verano o el invierno no sólo traen consigo un cambio en nuestro closet (¡que viva la ropa nueva!) sino que también nos invita a hacer cambios en nuestra rutina de belleza. Chicas, recuerden que una de las partes más llamativas de nuestro rostro es la boca y nada es peor que tener los labios secos. Tranquilas, aquí comparto estos trucos sencillos y muy económicos para reparar los labios partidos o resecos. 

Más en MamásLatinas12 consejos para proteger tus labios

Imagen vía Corbis

Exfoliante con azúcar 1

Exfoliante con azúcar

Imagen vía Corbis

La piel seca y partida está compuesta de células muertas, así que lo primero es exfoliar nuestros labios muy bien. En un cuenco mezcla una cucharadita de azúcar moreno, media cucharadita de miel y unas gotitas de aceite de oliva. Coloca la mezcla sobre tus labios limpios y masajéalos con la yema de los dedos por un minuto. Enjuaga con agua. Este exfoliante debes usarlo una vez por semana. 

Advertisement

Exfoliante con café 2

Exfoliante con café

Imagen vía Corbis

Otro maravilloso ingrediente para lograr una profunda pero suave exfoliación de tus labios es el café granulado. Mézclalo con aceite de oliva hasta que hayas logrado una consistencia que sea fácil de esparcir y aplícala en tus labios dándote suaves masajes circulares. Retira con agua. 

Advertisement

Humectante profundo 3

Humectante profundo

Imagen vía Corbis

El sol, el viento y el frío son los enemigos número uno de nuestros labios. Para humectarlos sólo necesitas esparcir un poco de nata de leche sobre tus labios limpios, dejar actuar por 15 minutos y retirar con un algodón humedecido en agua tibia. 

Antiarrugas 4

Antiarrugas

Imagen vía Corbis

Nuestra piel absorbe muy bien el aceite de coco, por lo que este ingrediente es ideal para hidratar nuestros labios secos y deshacernos de las líneas de expresión. Simplemente consigue un bote o recipiente pequeño con tapadera y llénalo con aceite de coco orgánico y puro. Cárgalo contigo y aplícalo en tu boca por lo menos dos veces al día. 

Advertisement

Hidratante con menta 5

Hidratante con menta

Imagen vía Corbis

Uno de los grandes favoritos cuando de hidratación para labios se trata es la menta. En un macerado pon 4 hojas de menta fresca y unas gotitas de aceite de oliva. Tritúralo muy bien, guarda en la nevera y deja que repose tres días. Cuela las hojas y mezcla el aceite resultante con vaselina hasta formar una mezcla homogénea. Guárdalo en un bote y úsalo como bálsamo humectante para tus labios cuantas veces necesites durante el día. 

Advertisement

Mascarilla 6

Mascarilla

Imagen vía Corbis

Al igual que ocurre con tu pelo y rostro, las mascarillas son una manera ideal de aliviar la resequedad de tus labios. En un cuenco mezcla medio aguacate maduro, una cucharada de mantequilla de cacao y una cucharada de aceite de oliva. Mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta, aplícala sobre tus labios y déjala actuar durante 15 minutos. Después retira con agua. 

Advertisement

Cicatrizante 7

Cicatrizante

Imagen vía Corbis

La miel es un ingrediente natural que te ayudará a cicatrizar los labios partidos. Aplica una capa de miel sobre tus labios agrietados, déjala actuar unos segundos y aplica sobre ella un poco de vaselina. Deja actuar por 20 minutos y retira con un bastoncito humedecido en agua tibia. La mezcla de estos dos ingredientes te dará unos labios suaves y humectados. 

Refrescante 8

Refrescante

Imagen vía Corbis

Al igual que con el resto de nuestra piel, nuestros labios necesitan refrescarse y repararse después de la exposición al sol. Para esto aplica un poco de la gel de sábila natural (aloe vera) sobre tus labios, déjala actuar toda la noche para mayor efecto y a la mañana siguiente lava tus labios con agua y aplica un hidratante. 

Advertisement

Desinflamante e hidratante 9

Desinflamante e hidratante

Imagen vía Corbis

Las propiedades refrescantes del pepino son uno de los grandes trucos para tratar ojeras y bolsas enlos ojos, pero también actúa muy bien sobre los labios humectándolos y relajándolos. Lo único que debes hacer es frotar tus labios con una rodaja de pepino fresco. Puedes usar este truco varias veces al día.