Belleza natural: Cómo tener un busto firme y muy sexy sin cirugía plástica

Cuando pienso en senos firmes, o mejor dicho, en senos naturalmente firmes, pienso en hielo y en agua fría. Recuerdo una película sobre la vida de la actriz de Hollywood, Joan Crawford, quien se enjuagaba la cara todos los días de su vida con agua con hielo. Aquello parecía una tortura (y al parecer la Crawford fue una mujer torturada y torturadora), pero lo del hielo y el agua helada da resultados. Sigue leyendo para que veas a lo que me refiero y de paso te enteras de todo lo que puedes hacer para tener seos firmes...

Advertisement

Lee más en ¿Qué más? Qué harías si cinco modelos semidesnudos te invitan a tocarte los senos (VIDEO)

Hielo. El agua helada tiempla los tejidos. Es como  cuando sumerges una lechuga medio mustia en agua con hielo: se vuelve a poner firme y crujiente. Lo mismo pasa con el apio y casi que con cualquier verdura. Pues adivina qué: lo mismo pasa con los senos. Se que la sensación no es muy agradable, pero los resultados son increíbles. Eso sí: no los notarás de la noche a la mañana. Se requiere constancia y paciencia, paciencia y constancia. Te puedes aplicar el hielo una vez al día por cinco minutos, haciendo un recorrido circular por cada seno, en dirección a las manecillas del reloj.

Agua fría. El principio es el mismo del que expliqué en el punto anterior. En este caso lo recomendable es evitar el agua caliente tanto cuando te das baños de tina, como cuando te duchas. Para tener senos firmes, lo máximo a lo que puedes aspirar es a ducharte con agua tibia y alternar con agua fría, terminando siempre con agua lo más fría posible. Al cabo de unos meses, notarás la diferencia.

Masaje. Los masajes en el busto son una delicia y además no cuestan nada porque te los das tu misma y mejor aún si haces que te lo de tu esposo. Lo que tienes que hacer es aplicar un poco de loción humectante y masajear en forma circular, sin hacer mucha presión, en dirección a las manecillas del reloj.

Sujetador. Olvídate de andar sin sostén. El brassier es una prenda importantísima: sujeta tus pechos y ayuda a verte estilizada y a combatir la odiosa fuerza de gravedad. Si vas a caminar o a hacer cualquier tipo de ejercicio físico, asegúrate de tener el sujetador adecuado. Cuando vayas a comprar un sostén, pregunta a las especialistas en la tienda. Ellas sabe qué ajustar, que soltar y como arreglar tu busto para que luzca mejor.

Exfolia. Nada como exfoliar la piel de los senos para eliminar las células muertas, activar la circulación y fortalecerlos. Aplica tu exfoliante favorito una vez por semana, y masajea con movimientos circulares en dirección a las manecillas del reloj. Date una ducha con agua templada y termina con agua fría.

Tonifica. Nada como unas compresas de té de tomillo helado para reafirmar tu busto. Para ello solo tienes que hervir 2 cucharadas de hojas de tomillo fresco y dejar reposar. Cuelas y refrigeras y aplicas compresas de gasa o algodón directamente sobre el busto por cinco minutos.

Imagen vía Thinkstock  

Topics: senos  cuidados del busto  senos firmes  remedios caseros