Belleza natural: Exfoliante de almendras, azúcar y miel para tener manos y pies de diosa

Confieso que tengo una obsesión (trastorno, compulsión, manía, neurosis, tu diagnostícame y acertarás) y es que no puedo vivir si no tengo una manicura y una pedicura perfectas. Hace años dejé de pintarme las uñas de las manos de colores, para no vivir la agonía de una uña "pelada" y desde entonces opto por esos aburridos tonos que en inglés llamamos "nude",  porque las manos siempre se ven limpiecitas pero sobre todo porque son ideales para esconder cualquier imperfección. 

Siempre me las he arreglado para hacerme una manicura y una pedicura por lo menos una vez por semana. Pero como a veces eso no es posible, encontré la fórmula que me devuelve  una cutículas hidratadas, sin resequedades y una piel de manos y pies como si acabara de salir del spa. Sigue leyendo que hoy comparto contigo mi secreto.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más? Belleza natural: exfoliante de avena, miel y rosas para que tengas una piel de muñeca

No vas a creer lo fácil que es y, lo mejor de todo es que, te puedes dar este lujo con ingredientes que tienes en tu cocina.  Así que toma nota amiga porque con este exfoliante natural de almendras y azúcar morena tendrás manos y pies libres de durezas, pellejitos y esas cosas horribles que nos hacen lucir descuidadas.

Las cantidades son para preparar una media taza que te recomiendo guardar en un frasco de boca ancha y con tapa en el refrigerador. De esta manera tendrás tu exfoliante natural  para cuando lo necesites. En mi caso, me gusta exfoliarme los pies por lo menos una vez a la semana y las manos, por lo menos dos veces. Además,  para mantener las cutículas siempre hidratadas, antes de acostarme me pongo una gotita de aceite de almendras en los dedos y me froto las cutículas. Te garantizo que no hay nada como  este ritual para que más nunca tengas cutículas secas. Ni que decir que esta práctica prolonga la vida de tu manicura.

Como  lo mío es  obsesión, trastorno, compulsión, manía, neurosis, llevo en mi bolso un frasquito con el bendito aceite de almendras y si tengo que esperar en algún sitio como en la consulta del pediatra o del odontólogo, me aplico mi gotita en cada uña y me la froto y santo remedio. Juro por mis hijos que no se  que es una cutícula reseca desde hace siglos.

Una última cosita: si no tienes aceite de almendras, sal a comprarlo. Me lo vas a agradecer el resto de tu vida. Si además eres de piel seca, agrega unas gotitas de este aceite en la loción para tu cuerpo.

Exfoliante de almendras, azúcar morena y miel

Ingredientes

¼ de taza de almendras fileteadas

¼ de taza de azúcar morena

2 cucharadas de miel

2 cucharadas de aceite de almendras

Preparación

  1. En el procesador de alimentos, muele las almendras lo más finamente posible.
  2. En un tazón, mezcla las almendras molidas con el azúcar, la miel y el aceite de almendras hasta que se forme una pasta uniforme.
  3. Guarda refrigerado en un frasco de boca ancha con tapa.

Aplicación

  1. Antes de aplicar, con una cucharita de madera mezcla todos los ingredientes .
  2. Aplica la cantidad necesaria (1 cucharadita para las manos y 2 cucharaditas para los pies), en la zona afectada y frota la piel, con movimiento circular, haciendo especial énfasis en las cutículas.

Imagen vía Enriqueta Lemoine

 

Topics: aceite  belleza  belleza natural  consejos de bellez  cuidado de la piel  manicure  uñas